Presentamos un texto del poeta peruano Vladimir Herrera (Lampa-Puno, 1950). Publicó su primer libro, Mate de cedrón, en 1974. Vivió en Europa y en 1980 obtuvo una beca del INBA en México, junto a Alberto Blancp y Tamara Kamenszain. En el año 2000, TusQuets publicó sus Poemas incorregibles. Actualmente vive en las a más de cuatro mil metros en las montañas del Cusco profundo.

 

 

 

 

 

 

 

Cunilinguo

 

   ¿O será como cabras

y carros que se comen de una sola amapola?

Martín Adán

 

 

Ha de ser como una llama que se dice quieta,

No como el rigor, señora, o como una urna en

El calcinado esplendoroso carmesí, sujeto

Del deseo, sometido joven aún a las hurgaciones.

 

Suscitada por el deseo ha de ser la lengua,

Su inverso cono de luz, su seno recordado, solo

La pura lengua de plumas y saudades revestida,

Celebérrima, y los glúteos severamente azotados

Con arena, y el viejo figurín en la ventana

Tras el cual un otro sexo habrá de levantarse

En brillo y desmoronado será en parte como

Cuando desea un santo de su cuerpo su verso

Emocionado.

Las economías, en suma del Poder, y

El poder hacerlo de espaldas hígado y riñones

Afuera, pero sombra de naranjos y también

Fritilarias, acudidas todas a la intimidad

Constelada en que se pee y se bufa domesticando

El verano:

Los besos que en las verijas tendrán

Que olvidarse, como la lengua serán en sí

Recordados:

Unos cuartos de luna lucientes

Para la sandalia del agua más pura al pisar

Dos ríos orondos las algas, la fiebre y el costado.