Poema para leer un viernes por la tarde: Oración del autor, de Ilyá Kamínsky



Poema para leer un viernes por la tarde: Oración del autor, de Ilyá Kamínsky

En Poema para leer un viernes por la tarde, nuestro editor, el poeta Mario Bojórquez, nos recomienda leer Oración del autor, de Ilyá Kamínsky (Odesa, 1977). La familia de Kaminsky se exilió en Estados Unidos desde 1993. Ha merecido distinciones como el 2005 Whiting Writers’ Award, the American Academy of Arts and Letters Metcalf Award, the Ruth Lilly Fellowship, and the Dorset Prize. Dancing in Odessa (2004) fue traducido por G.A. Chaves. Círculo de Poesía y Valparaíso México publicaron, como segundo título de su colección, Bailando en Odesa en 2014.

 

 

 

 

Ilyá Kamínsky es el representante más audible de la Patria Sorda, la Deaf Republic, como le ha llamado a su nuevo libro recién publicado. La experiencia de su lectura en voz alta es muy conmovedora, recuerda ciertas formas de oración ortodoxa mixturada con la enunciación ahuecada de quien ha perdido el oído desde la infancia. Es un poeta contemporáneo que hace dialogar las más poderosas tradiciones poéticas en una visión integradora de prácticas y recursos sorprendentes. Su poesía atiende desde el homenaje a los autores significativos de la Rusia Soviética y Postsoviética hasta los cuentos de hadas recuperados con ternura y sórdida imaginación erótica. Nos recuerda que el poeta rumano Paul Celan es ahora ucraniano y nos revela el sármata humor crudo de los escitas eslavos de oriente. Leer a Ilyá Kamínsky es conversar con lo más nuevo y lo mejor de la heterogénea poesía norteamericana del presente. Círculo de Poesía ha publicado Bailando en Odesa con traducción de Gustavo Adolfo Chaves en su colección Valparaíso México.

 

Mario Bojórquez

 

 

 

Oración del autor

 

Si he de hablar por los muertos, tendré que abandonar

este animal que es mi cuerpo,

 

deberé escribir una y otra vez el mismo poema, porque una

página vacía es la bandera blanca de su rendición.

 

Si he de hablar por ellos, deberé caminar sobre el

filo de mí mismo, deberé vivir como un ciego

 

que corre por los cuartos

sin tocar los muebles.

 

Sí, estoy vivo. Puedo cruzar la calle y preguntar “¿Qué año

es?” Puedo bailar mientras duermo y reírme

 

frente al espejo.

Hasta dormir es orar, Señor,

 

yo he de alabar tu locura, y

en un idioma no mío, hablaré

 

de la música que nos despierta, la música en que

nos movemos. Pues cualquier cosa que diga

 

es una especie de súplica, y los más oscuros días

tendré que alabar.

 

 

 

Ilyá Kaminsky lee poesía

Posted by Círculo de Poesía. Revista Electrónica de Literatura on Friday, November 14, 2014