Diccionario Maulpoix de Poesía: Confrontación



El poeta y crítico francés Jean Michel Maulpoix publicó en 2018, bajo el sello de PUF, el libro Les 100 mots de la poésie. Presentamos, en versión de Alí Calderón, la segunda entrada de este libro, “Confrontación”. Se lee en la contraportada del libro: “Imposible de reducir a una definición simple, la poesía puede ser aprehendida a partir de una constelación de palabras que la esclarecen en sus distintas aristas; palabras que son la carne misma del poema. Jean Michel Maulpoix convoca verbos que refieren los gestos de un trabajo, otros que describen los movimientos del cuerpo y del pensamiento, nombres que dan cuenta de una experiencia, bosquejan un espacio, objetos o formas (alejandrino, oda) pero también objetos del alma”. El libro de poemas más significativo de Maulpoix es Une historie de bleu. Es el teórico de poesía más significativo en la Francia de nuestros días. Su último libro, publicado por éditions corti, es La poésie. A mauvais genre.

 

 

 

 

 

CONFRONTACIÓN

 

Si a veces la poesía puede consolar o ser encantadora, también sabe mostrarse violenta, combativa, ofensiva, refractaria. La poesía se da a la tarea de denunciar los horrores de una guerra civil, tal como lo hiciera Agrippa d’Aubigné en Las trágicas, y también se opone a la opresión política al modo de Víctor Hugo en Los castigos. La poesía da la cara y resiste vigorosamente como los aforismos de Furor y misterio de René Char o toma distancia de los “poderes del mundo hostil” y presenta batalla desde “un mundo mental”, justo como hacen los versos y la prosa de Henri Michaux. La poesía constituye una forma singular de movilización del lenguaje: el poema organiza, mediante sus imágenes y sus ritmos, un campo de fuerzas de una intensidad particular.

 

            Más radicalmente, aunque en un tiempo en que la urgencia del combate histórico no la solicite directamente, la poesía es un lugar de confrontación con las tinieblas, la ignorancia, lo desconocido de nuestra propia condición. La escritura poética es un modo de martillar los límites y a veces de traspasarlos maltratando la lengua. Es, paradójicamente, aproximándose a la oscuridad que la poesía da cuenta de sus propias claridades. “Me han llamado el oscuro y yo habitaba en el resplandor”, escribe a propósito Saint John Perse.