Poesía china: Ming Di



Estamos leyendo dos inéditos que la poeta china Ming Di presentó el FIP Santiago 2019 en Chile. Ming Di es una poeta y traductora china que vive entre Beijing y Los Ángeles, autora de seis libros de poesía. Es la editora de china para Poetry International Rotterdam desde 2012. Ha recibido becas de la Fundación Luce y un premio de traducción de la Fundación Poesía. Es autora de Luna Fracturada (Valparaíso Ediciones, España, 2014). Coeditó con Alí Calderón una antología Una soledad de cien años. Nueva poesía china 1916-2016. Las versiones de estos dos textos son de Gustavo Osorio de Ita.

 

 

 

 

 

Chinchorro

 

1983, los arqueólogos encontraron momias de la cultura Chinchorro en el norte de Chile, tenían más de 7000 años de antigüedad, las más antiguas de la tierra, incluso 2000 años más antiguas que las momias egipcias.  

 

La muerte es un viaje

de hibernación.

Un largo viaje para encontrar

el alma propia,

como una flor seca

aguardando retoñar

cuando cambie el clima.

Pero los humanos han perdido el arte

de preservar sus cuerpos.

 

Chinchorro, Chinchorro

sueño con estar en tu cuerpo,

despertada por una tormenta.

Abro mis ojos –estoy a siete mil millas de distancia, 

en mi pueblo natal.

Pablo Neruda se pone de pie en Machu Picchu

al lado del río Yangtze.

Habla una lengua de flores y árboles.

Todas las llamas y los renos lo comprenden.

 

Después se acerca de un brinco Roberto Bolaño,

sus ojos de detective destellando como dos linternas voladoras.

Me susurra al oído,

“He descubierto los secretos de China.

Cincuenta y dos lenguas han muerto, solo cuatro sobreviven,

una en formas cuadradas, una en líneas cursivas,

una en cuerdas como el Quipu del Imperio Inca,

y una revolotea como pájaros”.

Agito mis brazos y le pregunto: “¿Puedes oírme?”

Responde: “No. Te has convertido en una momia.                          

Has perdido tu lengua.”

¿Que? ¿Me habré quedado dormida por demasiado tiempo en Chile?

¿Tienen que ser tangibles las lenguas?

¿No se encuentra acaso mi lengua en mi piel?

¿No revela mi piel quién soy yo?

 

Empiezo a tallar palabras en la piedra 

para preservar mi lengua antigua.

Pero, ¿y si las piedras se sumergen

en el oceano? ¿Y por qué necesitamos una

lengua? Dentro de siete mil años, la Tierra tendrá 

una nueva lengua, hablada y escrita,

entendida por todos los seres humanos y animales y árboles.

Pero, él dice, necesitas conservar tu identidad.

Así que tallo mis palabras en el viento

y dejo que sople a través de siete mil años

para que mis hijos observen mis alas.

 

 

Nota: Antes de que el Emperador Qin unificara todos los reinos e idiomas en China (221-207 a. C.), mi ancestral ciudad natal, el Reino Chu, tenía una escritura de aves.

 

 

 

 

Sandouping, mi pueblo natal perdido en el río

 

1992, se solicitó a todos los residentes de Sandouping que migraran. Catorce años después, se construyó la Presa de las Tres Gargantas en ese lugar, la presa y central eléctrica más grande del mundo. La ciudad entera de Sandouping fue engullida por el río Yangtze, aunque los arqueólogos se empeñaron arduamente en rescatar las reliquias, habiendo descubierto en 1998 una Piedra de Sol que data del 5800-4700 a. C.

 

¿Con quién en la Tierra puedo hablar 

cuando mi ancestral tumba se ha ido?

¿Estás en el río, abuelo?

¿O has sido arrastrado hacia el Océano Pacífico?

No tuve la oportunidad de arrodillarme

frente a tu tumba y decir adiós

antes de la migración masiva,

antes de que te volviera a enterrar el agua.

El viento me dice que no te fuiste muy lejos.

Proteges las ruinas de tu pueblo natal.

 

Un pueblo natal es siempre un pueblo natal

ya sea que esté lleno de gente

o vacío, en el fondo de un río.

El fondo de un río nunca tendrá oscuridad

si sostienes tu Piedra de Sol,

la Piedra de Sol de 7000 años, del abuelo

del abuelo del abuelo del abuelo…

 

En 7000 años, te encontraré, abuelo.

Yo, una nueva arqueóloga. A ti, el mismo granjero de naranjas.

Moriste a los 47, sin esperar nunca que tu pueblo

fuera reemplazado por una presa. Tu cuerpo

dragado hacia una fría inundación,

atrapado por una roca quebrada al instante.

Y ese momento instantáneo te hizo inmortal.

 

Uno debe morir dos veces para vivir de nuevo.

La segunda muerte anula a la primera muerte.

Qu Yuan se exilió dos veces y saltó al río

dos veces. Ahora vive dentro de su estatua

en su templo.

Te rehusaste el exilio o la migración, te aferraste

a tu lugar de nacimiento.

Te alzas en la hendidura de una roca

aguardando ser redescubierto como un fósil.

Tus dientes brillando, tus huesos firmes,

tu cuerpo recubierto por algas.

 

El clima ha cambiado y vuelto a cambiar.

Las placas de tierra han migrado,

las estrellas migraron, las montañas migraron,

el río Yangtzé se secó

y volvió a fluir como un Pequeño Pacífico.

La Edad de Piedra vino y se fue.

La Edad de Bronce vino y se fue.

La Edad de Hierro vino y se fue.

Has pasado por la caza, la pesca, la agricultura,

y cazado, pescado y cultivado otra vez.

Ahora estás en los naranjales de nuestro pueblo

donde naciste,

viéndote más joven que yo.

Levantas tu Piedra de Sol, tan antigua como los Aztecas,

las pirámides, o Machu Picchu.

 

Te yergues sobre Sandouping—

el océano ha retrocedido, tres gargantas se están alzando de nuevo

y reflejan las tres estrellas en la constelación de Orión.

 

 

Nota: Mi pueblo natal, Sandouping, es la entrada de las Tres Gargantas en el río Yangtze. Tiene una enorme losa de granito sobre la cual se construyó la presa de las Tres Gargantas. ¿De dónde viene el granito? ¿Qué hay debajo? ¿Una pirámide enterrada? Sandouping, literalmente “tres, estrella, tierra plana”, debe guardar alguna relación con las tres estrellas más brillantes del Cinturón de Orión, una mitología que se ha perdido. (También hay una gran piedra con peces tallados enterrada en las aguas más profundas. Los antiguos pobladores de mi ciudad natal registraban eventos hidrológicos y hallazgos astrológicos en la piedra).