Dinu Flamand: El frío intermedario



Presentamos una muestra del libro El frío intermedario del poeta rumano Dinu Flamand publicado por Círculo de Poesía y Valparaíso México. Dinu Flamand nació en Transilvania en 1947. Además de ensayista, periodista, traductor y diplomático, es una de las figuras centrales de la poesía rumana actual. En 1989 se asiló en Francia y comenzó una campaña de prensa contra el régimen totalitario de su país. En 2011 fue galardonado en Rumania con el Premio Nacional de Poesía Mihai Eminescu. Las traducciones son del poeta Omar Lara. Dando click en la foto puedes comprar este libro en nuestra librería en línea.

 

 

 

 

 

 

Grano de guisante

una vieja deuda con César Vallejo

en las auroras que atraen a ellas los colores del crepúsculo
asaltado por hipos repetidos
te cansaste de hacer a la muerte proposiciones
estéticas

cierras los ojos para verte en ellos
plantado de buena fe en tu propio vuelo
desde tus alturas provisorias

el alejamiento te habla
con cifras achatadas
3 33 232 7777777 hoces
y guadañas cercenando en sentido contrario de las agujas del reloj
el tiempo acumulado en el fondo de ti mismo

tú no eres sino
el grano de la mitad de la hilera
en una vaina entreabierta

 

 

El capricho del olvido

sólo en el olvido los recuerdos guardan su fuerza
y el color vive aunque congelado en las hierbas
prisioneras del hielo a orillas del río

y si el torrente los recoge en la superficie y el deshielo los libera
ellos comienzan de nuevo el capricho del olvido
impacientes por reencontrar su extinción

hacia su propia extinción la poesía intenta tasar en su alma
las nueces caídas sobre la hierba hace algunos años
imitando los gestos de posesión

¿pero quién sabrá detenerla si los dedos del poeta
están aún manchados con aquella lejana sangre verde?

 

 

Techo

¿qué hago aquí entonces acurrucado bajo el techo
de esta pieza donde las ramas dibujadas de un manzano florido
que cuelgan del cielorraso intentan disfrazar
el fondo de la caldera del Infierno?

¿a quién hablo yo con el arte del ventrílocuo de mi silencio
embriagado por su propio mutismo
en las pausas entre palabra y palabra?

¿cómo subir bajando una pendiente donde los ojos
podrían ver más allá del horizonte el relieve
del inevitable demasiado tarde?

 

 

 

Amor fati

nosotros sabemos que el placer no es la verdad
pero quién se atreve a pedir que lo sea
cuando recién logramos no humillar a la esperanza

la verdad es que envejezco
pero la esperanza se defiende se ilumina
demasiado insistente inextricable construcción
donde el acorralado no salta el muro
ni enfrenta
con la cabeza en alto
a sus perseguidores

amor fati o la elección de Adán puesta frente
a la única Eva
                           por supuesto
sólo porque luego viene la expedición infinita
del uno en el otro
y este duelo por la doble realidad del desconocimiento
termina con algo de preludio y de felicidad
verdaderanoverdadera

y ahora llegas tú a mi vida
y eres la nube que borra un instante el dedo de la sombra
en el cuadrante solar
no olvido que el tiempo continúa su trabajo
a escondidas
amor mío
carissima

 

 

Aubade

la soledad me ayuda a amarte
como yo no sé amar la soledad
y dos soledades reunidas
son una sola sobre dos

ya que las sumas nos separan
y las multiplicaciones conducen a la muerte
unámonos separándonos sólo de nosotros
como juntas llegan a la hierba las ciruelas que abandonan la rama

podríamos ser la riqueza de este otoño
así como la respuesta es una buena pregunta
con nuestros alejamientos llevados al inicio
donde se tocan lo improbable y lo imposible

si tú no me amas entonces nadie jamás amará
lo que no existe en mí sin ser amado ni siquiera por mi amor
porque si yo no te amo incluso sin amarte
noamada serás por la más sedienta ausencia del amor

 

 

 

 

Introito

con asombro
mi amor
con todo la furia y con todo
mi asombro
enmarañados en tu regazo
con furia y con toda la furia y mi asombro
y con más que todas las morrenas que arrastra
el bloque de hielo de mi vida
detrás del bloque del hielo de mi vida
con un silencio que no encuentra su mutismo
y con el cabeceo de las manos vibrátiles
y con toda la urgencia de mi balbuceo babeando
la verdadera falsedad de mis palabras
falsas-verdaderas
que salen sonámbulas de la camisa de dormir de la muerte
y con todo el fuego ahogado en mi pavor
de cuerpo de madera de cerezo húmedo bajo una lluvia vieja
y con todo lo que no sé sobre todo lo que creo saber
y con toda la energía que me brinda la ausencia de mí mismo
entrando clandestino a la serenidad que la sorpresa
de tu existencia
trae a mi vida
en ti
me demoro en ti indefinidamente