Poesía, Fama y Poder: Anthony Hopkins lee a W. B. Yeats



En esta nueva entrega de la serie Poesía, fama y poder, presentamos el fragmento de la película 84, Charing Cross Road (1987) donde el famoso anticuario de libros Frank Doel (Anthony Hopkins), lee el poema de W. B. Yeats, Aedh Wishes for the Clothes of Heaven. La traducción es de Roberto Amézquita.

 

 

 

 

En su libro 84, Charing Cross Road, la escritora estadounidense Helene Hanff reproduce la correspondencia que sostuvo durante veinte años con su librero de ocasión en Londres. Hanff escribe cartas a la librería con la intención de conseguir ediciones de clásicos imposibles de encontrar en la Nueva York de su época y termina por redactar desde solicitudes de algún ejemplar de los Loeb Classics, como el de Safo, Catulo u Horacio, así como su búsqueda de los Virginibus Puerisque de Stevenson, hasta consultas sobre recetas de cocina británica a los empleados de la librería o aún, acaloradas defensas del estilo de jugar beisbol de los Dodgers de Brooklyn −Dodgers de Los Ángeles a partir de 1958−, lo mismo que valoraciones de algún pasaje de la Vulgata o los Sermones de Donne. Esta memoria epistolar se llevó al cine en 1987 con la dirección de David Jones y con Anne Brancfort como Helene Hanff y Sir Anthony Hopkins en el papel del librero Frank Doel quien, en uno de los momentos más dramáticos de la comunicación epistolar con la bibliófila neoyorkina, lee el famoso poema de Yeats que hoy nos ocupa.

 

 

 

AEDH CLAMA
POR LOS MANTOS DEL CIELO

Si tuviera yo los mantos bordados del cielo,
Entramados por el oro y la plata de la luz,
Los azules y tenues y oscuros mantos
De la noche y la luz y de la sombra,
Los extendería entonces bajo tus pies:
Pero yo, siendo pobre, tengo sólo mis sueños;
Los he extendido bajo tus pies;
así que pisa suave que vas sobre mis sueños.

 

 

AEDH WISHES FOR THE CLOTHES OF HEAVEN

Had I the heavens’ embroidered cloths,
Enwrought with golden and silver light,
The blue and the dim and the dark cloths
Of night and light and the half light,
I would spread the cloths under your feet:
But I, being poor, have only my dreams;
I have spread my dreams under your feet;
Tread softly because you tread on my dreams.