Poesía mexicana: Efraín Bartolomé



Leemos “Música solar” de Efraín Bartolomé (1950). Es el poema que abre el libro homónimo, que mereció el Premio de Poesía Aguascalientes en 1984. Sus jurados fueron Álvaro Mutis, Francisco Hernández y Mónica Mansour. Autor de múltiples libros, Bartolomé define su poesía como un solo gran poema en el que el tema principal es “la invocación religiosa de la Diosa Madre, quien es la Tierra”. Considera que existe un nexo entre la poesía y la psicoterapia pues ambas disciplinas se sustentan de “emoción y palabra”.

 

 

 

 

 

Música solar

 

Desde el más personal de todos los silencios
tu vestido desciende
                                      para aclarar el mundo

Cubres de sol mi piel
   Propagas en mis muslos el motín de la carne

Mis párpados se cierran
Siento tu tacto hundiéndose
Buscando suaves luces
                                           piel adentro.

 

 

 

Entro
No existe un solo pensamiento
Solo la claridad que nos habita
Le decidida vocación de pedernal
que a embates repetidos
quemó la historia
                                  con su llama.

 

 

 

 

Quema 
              Pulsa
Tiembla
               Vibran
La carne que se yergue
y la que ciñe
                        envuelve
                                         engulle
                                                        c a r n e m e n t e.

 

 

 

 

Eres de agua

    En ti
la claridad
    a golpe de sí misma
se oscurece

                 De agua
lo supe siempre

Eres de agua
Profunda
                  Transparente.

 

 

 

 

Te dormirás
Bajo tus ojos se dormirá el sueño

La piel no duerme nunca
Me mantiene despierto
Por eso no quiero ver tus labios
                                                           en silencio
                                                                                dormidos

A veces
              (Hoy es un día de esos)
quisiera despertarte    rasgar tu piel    tu sueño
Quiero que abras los ojos y la boca y los muslos
Habla    Grita    Golpéame

Que todo viva ahora 
No quiero más este apagado grito.

 

 

 

 

Desnuda

                  El aire enloquecido

 

Soy
       un cuchillo redondo
                                             que te apunta.

 

 

 

 

Se iluminan los cuadros
Los más lejanos soles resplandecen:
tus muslos    lentos    se abren.

 

 

 

 

 

Yaces ahí
                   un poco más allá de mi piel

Y no te veo:
                      me tocan
                                         con ligero aletear
                                                                          tus movimientos

 

Sé de tus labios
Sé del pensar solemne de tu respiración
y de la tibia caricia solar bajo tus dedos

 

Estoy aquí
                     y no sé dónde comienza el frío

No sé si viene de los tejados negros
si nace de la puerta
                                     o de la claridad que la ventana no detiene

 

No sé si existe en realidad la música
o son ciertas las voces que recorren la calle

 
Pero todo esta ahí:
la niebla gros vagando por San Diego
Por el Arco del Carmen    oscuramente antigua

 
Pero tú estás aquí
Tan cerca de estos labios de pronto enmudecidos
Y te amo
Amo el escándalo oscuro de tu cabello
La desolación pensativa de tu frente
Viajo despacio por tu rostro
Vago por tus labios
Voy por la plenitud fértil de tu cuello
Amo tu carne que alimenta mis brazos
Tus muslos por donde mi deseo navega
La forma hundida de tu piel
bajo el vagabundear abandonado de mis dedos

 

(Qué más deseo entonces

Por qué no estoy tranquilo

Qué torpe eternidad estoy buscando)

 

Regreso
                Estoy de nuevo errando por tu rostro
En cada retirada de las sombras
En los milímetros que el sol recorre borrando la penumbra

 

Afuera
               la niebla es un ladrón herido que se fuga
Bajo el balcón crece la sombra indígena que vende
Surgen voces más claras
                                              Ruidos
                                                            Rumor del vecindario que despierta

 

Te vas entonces con la niebla
Desapareces por la hilera de cerros que bajan a Palenque
Hacia los grandes ríos
Hacia la lejanía concisa de las imágenes