Poesía chilena: América Merino



Leemos algunos textos de la poeta chilena América Merino (Viña del Mar, 1983). En 2015 publicó Fractales (Editorial Cuarto Propio). Obtuvo la beca de Creación Literaria del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Obtuvo la Mención de Honor en el Premio Nacional Juegos Literarios Gabriela Mistral. Dirige, con Felipe Poblete, el Festival Internacional de Poesía de Viña del Mar.

 

 

 

 

 

 

LA PIEDRA DE CENIZA ENMARCA EL LABERINTO. El laberinto
deletrea cada signo refractario de la Tierra / done nunca
se ha descubierto historia. A veces veo precipicio,
otras veces, me interrumpe su clara opacidad.

     Somos precipicio: escuchamos líneas.

Hay en este mes de noviembre un frío
como mañana de nacimiento de otoño
donde se puede reconocer, al segundo,
otra dimensión de sílice, carta de navegación, bitácora
     en blanco. El retorno es posible.

Comenzamos el viaje. No estaba grabado
     en los clavos todavía hundidos el ecce homo;
no estaba escrito sobre ningún madero.
Ordalía, la piedra de ceniza enmarca el laberinto.

 

 

 

VIENTO: arquitecto del sonido
nacido en todos los idiomas
en cada lugar donde sitúo los ojos,
padre de las olas,
el más temprano de los habitantes.

Aquí, nada oscurece.
Creta y Djibouti son la efigie
de una distancia infranqueable.

Nada oscurecerá,
pero tampoco descubriremos la palabra que nos reúne.

 

 

 

 

DESDE UNA CENIZA LEJANA, otro nos lanza gritos de advertencia:

–infringir, fracturar, fragor, fractal–. O antes o después, nada.

                                                   Nada –equivocación de la noche.

 

 

 

 

¿HABRÁ COMENZADO A LLOVER?
Materia y Memoria: percibir es acordarse.

¿Habrá comenzado a llover?
La percepción sería incapaz de evocar el recuerdo que se le asemeja.

Si así fuera,

¿Bajo qué geometría  surge la lluvia?

¿Cuántos párpados se cerrarán antes que cese?

¿Cómo se transforma la imagen en imagen-recuerdo?

La lluvia hubiese quemado la hoja de papel en cada plano de su existencia,

                              pensamiento, memoria, proceso, cognición.
 
                                                             No, ni una sola gota de fuego.