Poesía española: Sara Herrera Peralta



Leemos poesía española. Proponemos la lectura de Sara Herrera Peralta nació en (Trebujena, 1980). Vive actualmente en Cazals (Francia). Es poeta y diseñadora gráfica. Ha publicado hasta la fecha once libros de poesía, cuyos últimos títulos son Caramelo culebra (La Bella Varsovia, 2019) y Hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla (La Bella Varsovia, 2016); así como el libro híbrido Arroz Montevideo (La Isla de Siltolá, 2016), que fue seleccionado en la 31ª edición del Festival du premier roman de Chambéry(Francia) como una de las mejores óperas primas del año en español. Sus poemas han sido incluidos en numerosas antologías y revistas de España, Francia, Italia y Latinoamérica, y parcialmente traducidos al inglés, italiano, francés, holandés, portugués o esperanto. Por su obra poética ha recibido el Premio Voces Nuevas, el Premio Internacional de Poesía Joven Martín García Ramos, el Premio Ana de Valle o el Premio Carmen Conde de poesía en España. Actualmente compagina su trabajo y la escritura con estudios en Literatura Comparada en la Universidad de la Sorbonne. Titular de un Master 1 LGC : Théorie, traduction, circulations, cursa actualmente un Master 2 y realiza un trabajo de investigación sobre el bordado y la escritura de Louise Bourgeois. Cuenta también con un Master MBA especializado en Comunicación y Medios por el Graduate School of Management de París y un Master en Dirección de Marketing y Comunicación por la UOC. Es Graduada en Diseño Gráfico por el Shillington College de Londres y Diplomada en Turismopor la UNED.

saraherreraperalta.com

 

 

 

 

 

 

Flores

Estoy adelantando un otoño
tan frágil adentro
como el renacer del tallo
y los esquejes.

Creces adentro
mientras fuera enterramos
a algunos de los nuestros:
han pasado los años,
pero sigo llorando
en habitaciones blancas.

He sido una mujer entera,
mitad salvaje, mitad consciente.
Seré tu madre.
Como la dualidad de la flor:

para la muerte,
para la vida.

 

Del poemario Caramelo culebra (La Bella Varsovia)

 

 

 

 

Contra este mundo

Pues más allá de nuestro sueño
las palabras, que no nos pertenecen,
se asocian como nubes
que un día el viento precipita
sobre la tierra
para cambiar, no inútilmente, el mundo.

José Ángel Valente

 

De qué sirve un país muerto de tristeza,
un pájaro queriendo
volar en una jaula,
tener apego a algo
que mañana no tendremos.

De qué sirve la flor oscura, el poema,
la madeja deshecha,
un lugar en el mundo
cuando ya no es tu casa.

Hay días como puñales
en que los habitantes se hartan del miedo
y del fondo frío y fragmentado
de esta ciudad que nos retiene.

No sirve de nada.
En tiempos de horror y abatimiento
reclamo la alegría
como arma y sostén
contra este mundo.

 

 

Del poemario Hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla (La Bella Varsovia)

 

 

 

 

 

Anda y sueña

 

La metamorfosis de un sueño
truncado
sobre el tejado de las casas:
los habitantes rebelándose.

Cuando falta el dinero faltan
otras cosas.

Él, que tuvo el sueño dorado en la palma de la mano,
se ha vuelto emprendedor,
creador de iniciativas propias.

Levantar la casa ladrillo a ladrillo,
llegar al acuerdo con el banco.

Construir la vida
es hipotecar, también,
el alma entre los muros.

 

Del poemario Provocatio (Baile del sol)

 

 

 

 

 

¿Por qué te vas tan lejos?,
me preguntó la abuela.
Tengo que trabajar, le dije.

Nosotros también nos fuimos,
igual nuestros hermanos:
ellos no volvieron.

Te vas tan joven y sola, decía,
serás extranjera.
Y señaló el mapa.

¿Por qué te vas tan lejos?,
repetía, con lo bien que estabas
aquí – coche, hipoteca, préstamo –.

Voy a buscar una vida grande, abuela.
Y la abuela me miró a los ojos,
acariciando mi cara con sus manos:

que el viaje no sea duro,
que el país sea una casa,
que los amigos te duren para siempre.

 

Del poemario Hay una araña en mi clavícula (La Garúa)