title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Arenas movedizas: Poesía iberoamericana y principio de siglo. Antoni Marí

21 Ene 2011

Antoni Marí

Presentamos la poesía del escritor catalán Antoni Marí (Ibiza, 1944), en traducción de Mario Bojórquez. En 1989 obtuvo el Premio Nacional de la Crítica por Un viatge d’hivern. En breve, el Tec. de Monterrey y Círculo de Poesía publicarán un volumen con su trabajo poético.

 

 

El preludi

I

 

 

Dolça i clara i sense vent ens ve la nit,

com una gasa grisa que s’escola,

una pluja d’ombres instal.lant-se,

deturant els camins i les contrades,

els contorns immòbils de l’espill.

Reposa el cos, com reposa la terra

de l’estiu feixuc i del salobre.

Els arbres, entre els marges,

semblen desvetllar-se en la foscor

i l’aire tebi de les ombres;

encara a ponent resta la llum

en la claror somorta,

però fineix el tràfec dels conreus,

del bestiar tafaner i de les ones.

El cos que sembla las,

que com la quietud no rau els membres

ni gosa destorbar el defalliment,

resta soliu, només la ment s’afanya

en aquesta hora lila del capvespre;

en aquest espai cobert, transparent,

arrecerat del somni pel cristall brunyit que penja

de l’eix de la teulada,

del tel subtil que ens colga;

l’hora que reflecteix l’atur i la tenebra,

i la llum, el perfil del nostre cos,

la línia esvelta del desig.

El vent ponent em porta remor d’aigües,

remor de l’etern gir dels astres,

del continu traspuar del firmament.

Aquí la murtra hi creix i l’argelaga,

i els camins són secrets sota la fronda,

sota la plana nua,

al rost que rodola fins la mar.

Els camins són incerts i són incerts els límits

en aquesta hora prima del capvespre

—estança rere estança van minvant les clarors

i l’espai creix quan s’obren els segells.

Davallar,

debanar el cabdell de vells recorreguts,

tants i tants camins recordes? entre camps segats

i ermots d’argila, esborrada la petjada

pel llebeig i les pluges,

i l’oblit;

confusa,

entre la corredisa de la rata traginera

i l’aire dolç que fa el ventall

rere els porticons de la cambra ardent.

Encara dormen els nens, no els despertéssiu.

Cambra lluminosa, amb olor i vent d’estiu,

esglaons que només tenen empit de la casa alta,

miranda sobre el mar i les marjades. Veus

llunyanes a la serra, pels camins de mar, els corriols

emparrats que serpentegen. Soroll de dalles.

El crepit de la pedra sota el sol.

Encara dormen els nens, no els despertéssiu.

Cambra oberta al desig i a les quintanes,

fruiters farcits de tendra mel, el blat

lligat, rostit, daurat per les llums primiceres,

per aquells ruixims d’abril tan abundosos,

que fan estarrufar les arrels ertes i el desig.

Costals de blat sota ametllers, la fruita tendra,

cruiximent del gra sota els cossos brillants,

suor i sal marina dissolent-se cos avall

sota el sol de la sesta. L’aire quiet.

La remor dels cossos i del sègol, brunzents,

com les cigales.

El jorn i les llums queden molt lluny,

com queda lluny l’inici de la tarda

i el reclòs indret.

No els despertéssiu, els nens encara dormen.

Plecs d’ombra que retenen l’infinit, que clouen

l’esplendor del seu traç, la fulgència dels seus ulls,

sota l’aparença quieta de la mort.

I com la mort la terra, i el vell jardí,

i el sostre de les cambres,

i la llum dels fanals

que fa estremir l’ombra dels cossos.

I els cossos erts, com si no hi fossin,

i els membres quiets i deturats els passos,

amb l’esguard tens i l’ànima en els llavis,

deturada també la paraula entre el somrís.

No, no els desperteu. Encara dormen.

Deixeu-los reposar.

Deixeu que l’aire encès encara

de la tarda, recobri

la indolència de la nit.

 

 

 

 

El preludio

I

 

Dulce y clara y sin viento viene la noche,

como una gasa gris que se nos cuela,

una lluvia de sombras instalándose

deteniendo los caminos y los parajes,

los contornos inmóviles del espejo.

Reposa el cuerpo, como reposa la tierra

del estío pesado y del salitre.

Los árboles, en las márgenes,

parecen develarse entre la oscuridad

y el aire tibio de las sombras;

aún hacia el poniente queda la luz

en claridad mortecina,

pero termina el trasiego de los cultivos,

del ganado indiscreto y de las olas.

El cuerpo que parece laxo,

que como la quietud no reside en los miembros

ni quiere estorbar el desfallecimiento,

solitario se queda, sólo la mente se afana

en esta hora lila del atardecer;

en este espacio cubierto, transparente,

al abrigo del sueño por el cristal bruñido que cuelga

del eje del tejado,

del velo sutil que nos envuelve;

la hora que refleja la inacción y la tiniebla,

y la luz, el perfil de nuestro cuerpo,

la línea esbelta del deseo.

El viento del poniente trae consigo rumor de aguas,

rumor del eterno girar de los astros,

del continuo transpirar del firmamento.

Aquí el mirto ha crecido y el espino,

y los caminos son secretos bajo la fronda,

bajo el llano desnudo,

en la pendiente que acaba finalmente en el mar.

Los caminos son inciertos y son inciertos los límites

en esta hora primera del atardecer

—estancia tras estancia va disminuyendo la claridad

y el espacio crece cuando se abren las lilas.

Desciende,

devana el ovillo de viejos recorridos,

tantos y tantos caminos, ¿recuerdas? entre campos segados

y yermos de arcilla, borrada la huella

por el viento y las lluvias,

y el olvido;

confusa,

entre la huida de la rata trajinera

y el aire dulce que abanica

entre los ventanales de la habitación ardiente.

Todavía duermen los niños, no los despertarás.

Habitación luminosa, con el olor y el viento del estío,

escalones que apenas tienen inclinación desde la casa alta,

mirador sobre el mar y los manglares. Voces

lejanas en la sierra, por los caminos del mar, los senderos

emparrados que serpentean. Sonidos de hoces.

El crepitar de la piedra bajo el sol.

Todavía duermen los niños, no los despiertes.

Habitación abierta al deseo y a los baldíos,

fruteros plenos de tierna miel, el trigo

cosechado, tostado, dorado por las luces primigenias,

por aquellos rocíos de abril tan abundantes,

que hacen erizar las raíces yertas y el deseo.

Costales de trigo bajo los almendros, la fruta tierna,

crujido del grano bajo los cuerpos brillantes,

sudor y sal marina disolviéndose cuerpo abajo

bajo el sol de la siesta. El aire quieto.

El rumor de los cuerpos y de la cebada, estruendoso

como las cigarras.

El día y las luces quedan muy lejos,

como lejano queda el inicio de la tarde

y el recogimiento pasajero.

No los despiertes, los niños duermen todavía.

Pliegues de sombra que retienen el infinito, que cierran

el esplendor de su trazo, el fulgor de sus ojos,

bajo la apariencia quieta de la muerte.

Y como la muerte la tierra, y el viejo jardín,

y el techo de los cuartos

y la luz de los fanales

que hacen temblar la sombra de los cuerpos.

Y los cuerpos yertos como si no lo fuesen,

y los miembros quietos y deteniendo los pasos

con la mirada tensa y el alma en los labios

detenida también la palabra en la sonrisa.

No, no despertaron. Todavía duermen.

Déjalos descansar.

Deja que el aire encendido

de la tarde, recubra

la indolencia de la noche.

 

 

 

Datos vitales

Antoni Marí inicia su obra poética con El preludi (1979), estos primeros versos serán el detonante de una obra decantada y cuidadosamente construida a través de casi treinta años y que ha quedado registrada en otros dos libros: Un viatge d’hivern (1989) y El desert (1997) y que fueron reunidos finalmente en Triptic des Jondal (2003).

Share Button

Escribe un comentario