CARGANDO...

Type to search

62 voces de la poesía argentina actual: Andrea Ocampo

Portada

62 voces de la poesía argentina actual: Andrea Ocampo

Círculo de poesía February 19, 2018
Share

En el marco del dossier, Modelo para armar: 62 voces de la poesía argentina actual, con selección e introducción de Marisa Martínez Pérsico, presentamos a la poeta Andrea Ocampo (Buenos Aires, 1968). Reside en Rosario desde 1970. Coordinadora de talleres de escritura creativa en instituciones públicas y privadas. Columnista de literatura  y conductora de programas culturales en radio (Radio Nacional Rosario, Radio Universidad de Rosario, LT 8, Meridiano, Del Plata Rosario). Estudió Letras en la UNR. Colaboradora en la organización del Festival Internacional de Poesía de Rosario. Libros de poesía: Lo bueno breve (1998, Ciudad Gótica, Rosario), Dale brazos (2001, Ciudad Gótica, Rosario), Góndola (2011, Ombú Bonsai, Rosario), Pajarito (2016, Bengala, Rosario).

 

 

 

 

Barcos

 

No es verdad que los barcos

olviden el camino de regreso.

Huelen en el agua

el norte del hogar y aúllan

a la luna con voces

que empujan lejos

la nostalgia. Los hombres,

en cambio, navegan

asomados a la borda,

obsesionados con sirenas

(como las de antes).

Ellos, los desesperados,

partidos en pedazos contra

una realidad acantilada

de mujeres

que nunca aprendieron a tejer

ni a esperar.

 

 

 

Sirenas

 

La solución quizás sea sentarse

en lo alto de la góndola

y esperar. Pasarán

los cadáveres de nuestros enemigos

empujando sus changuitos

por el pasillo de sopas y conservas.

Me encantan las sirenas,

silenciosas y kafkianas.

Calladas se defienden.

Ahí está el peligro:

no vienen a mí: yo voy hacia  ellas.

Derivo del billete

a la moneda, al papel, al plástico.

La metonimia perfecta:

una foto, tu firma y

cuántos meses

para que el miedo pierda interés.

Miro sus bocas sin oírlas,

sé de lejos el precio

de lo que ofrecen y qué vale:

humilde esperanza humana de vivir

para pagarla.

 

 

 

Silbidos

 

Y nadie silba por la calle.

Hemos por fin anulado el molesto

sonido del otro,

convidado de piedra en la caminata diaria.

Es el siglo de los ojos.

Nadie silba y la calle es pura visión,

imagen que presume movimiento

y se me hace sueño videoclip. Nadie silba

en la película absurda donde siempre

es lunes o jueves o a quién le importa si

los días son iguales

como iguales los temas sucesivos

del auricular al cerebro, del ojo

al zapato, al asfalto, a los coches,

la gente y el semáforo. Sube

en el rebote de los pasos, hasta los labios sube.

Un huracán.  La silbo hasta el trabajo,

desentono, la canto, me equivoco, silbo otro poco,

le invento una letra

más o menos, a veces hasta sonrío.

 

 

 

Rioja ida y vuelta

 

Hombres al ras, como nuevos relucen

todavía colonia en los dedos

del primer cigarrillo.

Fumamos antes de levantar las persianas

y exhibir las sonrisas del contrato.

Robamos minutos para ver el cielo

aunque sea a través de una personal nube

de humo. Temprano la vereda

lavada se respeta somos una tribu limpita

y silenciosa:

cruzarnos a diario no implica el saludo.

Compartimos

la rutina y su látigo en detalle:

la corbata, el maquillaje, el reloj, los tacos.

Y recién empieza. Y no tiene orilla.

Después son las horas innumerables,

la conciencia de un infinito misterioso

y ajeno.

Me pienso a la hora del regreso

la misma calle con el sol de frente,

los colores cansados, el cigarrillo de la vuelta.

¿Qué puedo pedir?

Ser una golondrina  y cruzar el mar

sin mirarlo.

 

 

 

Chica material

 

Cuarenta mil

ovocitos preparados listos ya.

Algunas perforaciones

primitivas en las orejas.

Un millón

de platos por lavar, secar y acomodar.

Muchos métodos depilatorios.

Un puñado de amistades varias.

Cien lunes de dietas empezadas.

Ocho horas extras

de alquiler de fuerza de trabajo.

Infinitas mamaderas tibias.

Decenas de amores posibles e imposibles.

Un poco de paciencia ante el destino.

Dos talles de diferencia.

Miles de consejos desoídos.

Últimas felicidades cosméticas.

Un pecado original.

Ninguna duda.

 

 

 

 

Andrea Ocampo. Nació en Buenos Aires en 1968; reside en Rosario desde 1970. Coordinadora de talleres de escritura creativa en instituciones públicas y privadas. Columnista de literatura  y conductora de programas culturales en radio (Radio Nacional Rosario, Radio Universidad de Rosario, LT 8, Meridiano, Del Plata Rosario). Estudió Letras en la UNR. Colaboradora en la organización del Festival Internacional de Poesía de Rosario. Capacitadora en programas de promoción de la lectura del el Ministerio de Educación de Santa Fe dirigido a maestros de nivel primario, inicial y especial. Libros de poesía: Lo bueno breve (1998, Ciudad Gótica, Rosario), Dale brazos (2001, Ciudad Gótica, Rosario), Góndola (2011, Ombú Bonsai, Rosario), Pajarito (2016, Bengala, Rosario).

Print Friendly, PDF & Email
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment