Pooesía mexicana: Hugo Gutiérrez Vega



Pooesía mexicana: Hugo Gutiérrez Vega

Presentamos un poema de Hugo Gutiérrez Vega (1934), una suerte de elegía, perteneciente al volumen Los pasos revividos, publicado por Vaso roto en 2013. Con Cuando el placer termine (1976) obtuvo el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes. Traductor, diplomático, académico, su vida literaria ha participado de otras literaturas y de otras lenguas. Nos ha dado versiones al español de poetas italianos y griegos. Su obra ha sido reunida por el Fondo de Cultura Económica con el título Las peregrinaciones del deseo.

 

 

 

 

 

 

Cantos del despotado de Morea

XVI

 

 

Digo adiós a Mistrás, la carretera

se adentra en el Taigeto y a lo lejos

se adivina la luz de Kalamata.

Quedó atrás la ciudad que me ha dejado

el sabor de la muerte

y la precaria certidumbre de vida.

La montaña atormenta sus caminos

y una tenue neblina desfigura

el rostro de las rocas.

Pienso en los vivos de la ciudad difunta,

en sus canciones de honda madrugada,

sus hombres, sus mujeres,

el hogar y los niños.

Pienso en el pan y el vino

que iluminó sus tardes;

limito la memoria a los pequeños,

a los desconocidos,

a los que concibieron esperanzas

que liquidó la vida y, sin embargo,

seguían agradeciendo los destellos

que rescató el amor.

Pienso en todas las cosas que formaron sus vidas:

las penas, los dolores, la enfermedad, la muerte,

la primavera con sus nuevas lilas,

los amores, los libros, las palabras,

los altos entusiasmos,

el mar y las distancias recorridas.

Pienso en ellos y sé que al evocarlos

renace su memoria:

éste es un juego inútil, lo comprendo,

pero pensar en los demás,

en los arrebatados por la muerte,

es pensar en nosotros.

Somos el mismo río que va pasando,

dicen los poetas,

el río es inmenso y en su seno obscuro

habitan las tinieblas,

sin embargo, debe haber una luz imperceptible

al fondo del fracaso,

una luz que encendieron los añores,

una luz que vacila y permanece.

--