Dossier de Poetas Nobel: Bjørnstjerne Bjørnson, 1903



 

Presentamos un poema del noruego Bjørnstjerne Bjørnson (1832-1910). Poeta considerado, junto a Ibsen, Lie y Kielland, como uno de los 4 grandes de la literatura noruega. Es autor de la letra del himno de su país y considerado el poeta nacional por muchas otras obras. Bjørnson también fue un reconocido dramaturgo y novelista, que se preocupó de las historias del campo y por la Edad Media. La traducción del noruego es de Adalberto García López.

 

 

 

El Premio Nobel de Literatura 1903 es conferido a Bjørnstjerne Bjørnson:

 «como un tributo a su noble, magnífica y versátil poesía, que siempre se ha distinguido por la frescura de su inspiración y la rara pureza de su espíritu»

 

 

 

 

Estudiantes noruegos felicitan con una procesión al profesor Welhaven

 

¡Escúchanos, oh viejo cantante!

¡Las corrientes de tus tonos regresan

tocando tu corazón!

El espíritu de la juventud es su portador,

debajo de tu ventana está su portador

llamado por tu arte.

Ahora los ecos de nuestra alma abundan

en lo alto del azul,

en el azul brillante del sol,

alto, donde tus plateadas notas musicales suenan.

 

¡Sonríe en tu trabajo ahora aligerado,

tú, que perfeccionaste en el invierno

las semillas para sembrar!

Todo lo que tu valor ha iluminado,

todo lo que tu compasión protegió,

es cultivado ahora;

sobre tus hombros balanceándose,

doblándose alrededor de tus márgenes,

portando tu nombre entre rosas,

alegre el espíritu de tu poesía que porta.

 

Desde este punto, nuestra vida se está marchando,

las grandes ideas vuelan como banderas

desplegadas para ser vistas.

Uno de los reinos más prósperos

conduce hacia donde el sendero yace:

¡Venía desde ti!

Las runas de nuestro pasado con su advertencia

tallada sobre su eje

nos muestran la primavera que hemos bebido,

guiando nuestras tierras hacia la luz matutina.

 

 

 

De norske studenters hilsen med fakkeltog til professor Welhaven

 

Lyt nu, du lutende sanger,

tonerne strømmer tilbage!

Varmt om dit sinn

ungdommens glade falanger

under dit vindu dem jage

jublende in.

Hjærternes gjænlyd sig gynger

højt i det blå,

i det solsittrende blå,

hvori din sølverne tone den slynger.

 

Smiler du ikke ved målet,

du, som i vintren har vugget

forårets tekst?

Alt hvad dit mot har bestrålet,

alt hvad dit mismot har dugget,

nu har det vækst,

ranker sig op om din skulder,

fyller din favn, —

fanger i roser dit navn,

fanger din digtnings den koglende hulder.

 

Videre livstoget drager,

tankerne suser som faner

over dets vej.

En blant de højeste rager,

finnes på forreste baner,

den kom fra dig!

Oldtidens manende rune

højt på dens skaft,

tyder, hvor du tok din kraft,

løftende land i din ildhu, dit lune!