Poesía española: Miguel Ángel Feria



Presentamos algunos textos del poeta, crítico y traductor español Miguel Ángel Feria (Huelva, 1979). Es  Doctor en Literatura Comparada por la Universidad Complutense de Madrid. Ha merecido, por su poesía, distinciones como el XIV Premio Internacional de Poesía “Ciudad de Salamanca” (2010) por La Consagración del Otoño y el IX Premio de Poesía “Andalucía Joven” (2007) por El Escarbadero. Ha sido profesor de literatura en las universidades de Marsella, Paris 7 y Limoges en Francia y en la Universidad de Alcalá de Henares en España. Fue traductor residente en el Collège international des traducteurs littéraires de Arles (Francia) y en el Centre for Arts and Creativity de Banff (Canadá), donde prepara la primera versión al español del poeta francocanadiense Roland Giguère.

 

 

 

 

 

 

 

EDEK GALIŃSKI ENCUENTRA EL AMOR EN AUSCHWITZ

 

Para cortar tu pelo hasta el amor son treinta manos

para bordar tu velo hasta el amor nieva hace un mes

para traer tu cuerpo hasta el amor basta la brisa

aquí te deposita cada tarde

de vuelta del destino

no dos simples amantes:

desodiados

del látigo letal de la esperanza

oh blanca ceremonia mientras dure el invierno

mi Malka Zimetbaum

no son inescrutables los caminos

tus huellas en la nieve

aún entre tu amor y lo vivible

respiro, lato, puedo

disimulo

de vuelta del puñado de nieve por caer

 

 

 

 

 

 

 

NUNCA FUE TAN HERMOSA LA BASURA

 

El amor en los tiempos

de la posverdad

huéspedes de una noche

en casa del ventrílocuo

oír entre pulmones los micrófonos

de estrábico esperezo

canciones resacosas

como un mariposeo de papilas

de rímel agrio

no lo llames amor eso es basura

jura bandera en el país

de las maravillas

vino y rosas y pop no comercial

mientras aún lo sea

carpe diem una voz

salía de tus labios

desnuda oh cinturón de llaves falsas

una a una las pruebo

hasta ubicarme

solo

o en casa de papá fue de la noche

qué tierra prometida

una inflexión castrense de aerosol y clichés

te uniforma y me llamas

borrachera

yo lo definiría nuevos males del siglo XXI

si aún no te llamases soledad

 

 

 

 

 

 

JAMES DOUGLAS MORRISON ENTRA EN SU BAÑERA DE PARÍS

 

Quién si no todos los demonios

de tu década

quién si no todos los pecados

cometidos por América en tu nombre

juventud

solo para valerse de otra excusa

con que salvaguardarse de sus traumas

sus hijos malcriados

los sumideros negros del sistema

una bañera de París

donde muy lentamente el agua

derrubia el pulso

y te afeita la tos una sonrisa

a la hora de la más

absoluta soledumbre

un galope de espumosas sombras

ventea en los oídos

 sus anteladas voces

las líneas de la mano se alargan y te enredan todo el cuerpo

como un rosal silvestre

espirando un poema de rosas desangradas

tú traidor a la patria mas fiel a sus demonios

 

 

 

 

 

 

PASOLINI EN OSTIA

 

Hoy te han dicho que eres lo más bajo de Italia

hoy un simple marica a puntapiés

allá en la playa sucia de noviembre

allá en los barrios parturientos

entre tu sombra y la pared

linternas correosas te desbravan

intimas con chumberas y hocicos en la sombra

aguardentosa de la noche

hoy te cosen los labios y las nalgas

a preguntas

que no quieren respuesta

ateo, comunista, frocio, saputello,

frocio, saputello, ateo, comunista,

frocio, saputello, saputello

antes del amanecer

allá en los barrios bajos, Pasolini

este 2 de noviembre del 75

los pobres las obreras

los poetas las putas los maricas

hoy llevan tu ataúd Italia arriba

todos los hijos de los carpinteros

 

 

 

 

 

 

 

A LOS MILICIANOS ESPAÑOLES CAÍDOS EN DEFENSA DEL MUNDO

 

si alguien se apartara de la línea marcada.

A. Valente

 

 

No bastó con matarte

que han venido con palas y más palas de tierra,

encima de la muerte,

de tu buenaventura,

de unas sandalias llenas de agujeros,

encima de que fuiste valiente como un toro,

del fósil de metales carcomidos,

sobre los correajes de barro atragantado,

con avariento polvo, telarañas y toses

a soterrar, más hondo,

a somatar, más tierra, tu recuerdo.

Por obrar el milagro del pan y de los peces

te acusaron de obrero y magia roja,

acaso no oyes un peso de libros

a plomo y oficiales, las piedras monocordes

una a una cayendo sobre tu calavera,

todo el gran arco iris blanquinegro

de la victoria

y una coral de niños relamidos y de papagayos,

un coro de gallitos y de perogrullos

porque no se te piense,

no escuchas, encima?

Hay que soldar al pueblo dividido por los partidos.

Hay que unir medio siglo de separaciones.

Borrar los prejuicios de la lucha de clases.

Hacer una justicia.

Separar a los jóvenes del liberal resabio.

Elevar los principios.

Y poner mano dura

Si alguien se apartara de la línea marcada?…

tierra encima te tiran, tierra

nunca más inocente:

española.

Otro mundo es posible

pero nunca otra España,

solo te queda el mundo

en esta tu España más vieja que siempre,

oh extranjeras sandalias de piel de toro bravo.

 

 

 

 

 

 

EROSIÓN

 

Y si el dios fuese un director de orquesta

con dos batutas a la vez

en sentido disímil

de qué te servirá tu partitura

 

mejor sigue a lo tuyo

cíñete a los renglones

lanzando y relanzando

el térreo zapato judío

ahuyenta al forastero

 

mide la tierra paso a paso

lánzalo, lánzalo

vuelve a tu mano

noticiando más tierra

más cardo

menos tierra de dios

más endiosada tierra

polvo y cardo

 

juez de lo estéril

juez de la amnesia

tuya a imagen

y semejanza tierra

de cuanto santificas, judaízas,

orfaneas

los predios forasteros,

los despalestinas, los enviudas

y los tribalizas siete veces

a paso de arenal,

a leguas sitibundas, a sitios

trasijados:

allá por donde tu zapato pasa

hágase lo tuyo de lo por secar,

de lo por secar

lo Jerusalén

 

 

 

 

 

IRRUPCIÓN DEL MONOLITO

 

Homenaje a Stanley Kubrick

 

 

Un sol de tantos amanece.

Un sol y sin embargo

de qué noción del sol había al despertar

que despertaran

magnéticos, perplejos, asolados.

 

Tentaron la herramienta

en ese hueso (de ambos grupos

los límites

son nuestros a gruñidos,

o ahora son los nuestros, transmitían

a saltos y puñadas en la tierra tensa

de la escisión),

tentaron ese hueso y no mediasen

entre objeto y función ya las simiescas,

las seculares sombras.

Edificada luz palpó la garra, se hizo mano

del homo que hábilmente

prendió el hueso.

El hueso subió al arma.

Luego el arma

a golpes homoerectos bajó al cráneo

del simio destruido por la luz.

 

Al grito del homínido

el hueso fue lanzado por los aires:

 

cayó sobre esta tierra todavía

George Bush,

Anthony Blair,

José María Aznar.

 

 

 

 

 

 

Datos vitales

Miguel Ángel Feria (Huelva, España) es Licenciado en Humanidades por la Universidad de Huelva, Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, y Doctor en Literatura Comparada por la Universidad Complutense de Madrid. Como traductor ha publicado, con introducción crítica, selección y notas a su cargo, una Antología de la poesía parnasiana francesa -Editorial Cátedra (2016)- así como una versión íntegra de El arte de ser abuelo de Victor Hugo -Editorial La Lucerna (2017)-. Su obra poética propia ha obtenido el XIV Premio Internacional de Poesía “Ciudad de Salamanca” (2010) por La Consagración del Otoño -Ed. Reino de Cordelia, 2011- y el IX Premio de Poesía “Andalucía Joven” (2007) por El Escarbadero -Ed. Renacimiento, 2008-. Ha sido profesor de literatura en las universidades de Marsella, Paris 7 y Limoges en Francia y en la Universidad de Alcalá de Henares en España. Ha publicado artículos y reseñas en revistas especializadas como Thélème, Nueva Revista de Filología Hispánica, Archivum o Anales de Literatura Hispanoamericana. Traductor residente en el Collège international des traducteurs littéraires de Arles (Francia) y en el Centre for Arts and Creativity de Banff (Canadá), donde prepara la primera versión al español del poeta francocanadiense Roland Giguère.