Nueva poesía europea: Valentina Neri



Versopolis es un programa europeo de literatura que cuenta con el apoyo de Europa Creativa, el propósito que tiene es el de promover la poesía escrita por los jóvenes poetas europeos a través de una serie de festivales con distintas sedes en Europa como los que dirigen nuestros amigos y colaboradores Ales Steger y Mite Stefoski, directores de los festivales Days of Poetry and Wine, en Eslovenia, y el Struga Poetry Evenings, en Macedonia, respectivamente; en Círculo de Poesía creemos en la literatura que están escribiendo estos jóvenes poetas y hemos decidido presentar a cada uno de los poetas que han sido seleccionados en este programa. En esta ocasión presentamos, en versión de Alfredo Soto Guillén, a la poeta italiana Valentina Neri. Nació en Cagliari, donde vive y trabaja. Estudió Historia del Arte en la Universidad de la misma ciudad y se graduó con una tesis sobre la artista sarda Maria Lai. En 2013 publicó la novela Le donne di Balthus en la editorial Arcadia. La novela alcanzó la final en el premio literario Alziator en el mismo año. Su libro de poemas Voli inVersi, publicado por Arcadia en 2015, fue presentado al público en Cagliari por Davide Rondoni, quien también escribió el prefacio del libro. Ese mismo año también participó en el Festival Internacional Capudanne de sos poetas, en Seneghe (Cerdeña). Valentina Neri es actualmente la directora de la asociación cultural Il Grimorio delle arti y, como tal, ha organizado exposiciones y eventos culturales en lugares inusuales con los conocidos poetas italianos Claudio Damiani, Franca Mancinelli y Franca Grisoni. Sus libros se han ganado el reconocimiento de muchos escritores y eruditos famosos como Maria Luisa Spaziani, Dante Maffia, Silvio Raffo, Filippo La Porta.

 

 

 

Fuego

 

Mi cuerpo es tuyo,

si es verdad que tú lo enciendes.

Severamente eres la flama intrusa

que corre desde la boca hasta el último agujero.

Mi cuerpo es tuyo, tuyo que me quemas y cautivas

en un resplandor constante.

Emergen las cenizas de nuestras pasadas noches

pero en mis recuerdos, ahora, era sólo tu demanda.

Distorsionas las sombras de los refrenados vicios

para las atrapas en tus trampas de fuego.

Tú eres mi pecado,

mi cuerpo es tuyo

si es verdad que tú lo enciendes

si lo consumes y rompes

si lo reduces a nada

a este vacío que me arrulla

mimándome de ilusiones y extorsiones 

mi cuerpo es tuyo si es real

que tú eres real y si es real

que arderás conmigo

en la noche de nuestro infierno.

 

 

 

Fuoco

 

Il mio corpo è tuo

se è vero che tu lo bruci.

Il mio corpo è tuo

se veramente sei la fiamma intrusa

che corre dalla bocca all’estremità dei pertugi.

Il mio corpo è tuo, di te che avvampi e mi avvinci

en un rogo costante.

Riaffiorano le ceneri delle notti golose di un tempo

ma nei mie ricordi ora c’è solo il tuo dettato.

Tu distorci le ombre dei vizi sospesi

por coglierli en fiacola trampa.

Tu sei il mio peccato

il mio corpo è tuo

se è vero che tu lo bruci

se lo consumi e lo annienti

se lo riduci al nulla

un questo vuoto che mi risuona e culla

vezzeggiandomi d’illusioni e di estorsioni.

Il mio corpo è tuo se è vero

che tu sei vero e se è vero

che brucerai conmigo

nella notte del nostro inferno.

 

 

 

Fábula negra

 

Estarán hechos de ultrajitos nuestros días

y de culpa nuestras noches.

Te odiaré por haber atareado la paz que rodea

o bien te saciaré con sumisa dulzura

recompensándote por conducir mis antojos,

bajo el umbral del refugio de sueño.

Fuegos de espuma blanca

escribirán de aquello que fue

en la lengua primordial

de nuestra fabula negra.

 

 

 

Favola nera

 

Saranno i nostri, giorni fatti di oltraggi

e le nostre, notti colpevoli.

Ti odierò per aver travolto la pace che mi assedia

oppure ti sazierò con sottomessa dolcezza

ringraziandoti per aver condotto le mie voglie

sulla soglia del rifugio del sogno.

Fuochi di spuma bianca

scriveranno di ciò che è stata

in lingua primordiale

la nostra favola nera.

 

 

 

¡Viólame!

 

¡Viólame!

¡No esperes mi consentimiento!

¡Viólame!

Líbrame de toda culpa.

Haz como si no lo quisieras

como si no estuviera escrito

como si no nos lo hubiéramos requerido

con la libertad condicional del cuerpo.

Cuando me hayas violado,

abofeteado, azotado,

despreciado y cubierto de sal

se regocijarán todas mis inmundicias inadmisibles.

Y de cuanto sea duce para mí tu violencia

tú nunca lo sabrás.

 

 

 

Violami

 

Violami!

Non aspettare l’assenso.

Violami!

Sollevami da ogni colpa.

Fai come se non volessi

come se non fosse scritto

come se non ce lo fossimo mai detti

con le parole del corpo.

Quando mi avrai violata

schia}eggiata, sferzata

sprezzata e coperta di sale

gioiranno tutte le mie impudicizie

inammissibili.

E di quanto per me sia stata dolce la tua violenza

mai ne avrai scienza.

 

 

 

Caperucita roja

 

Engulle en tu vientre mi desobediencia.

Mi pecado abdica a servicio de tu crueldad

Nadie deberá descubrir,

bajo el rojizo púdico de mi caperuza,

las ganas que tengo del mal.

Nadie deberá entender

tu magia que turba los sentidos,

tu alma perversa que me hace mujer.

Anhelo el castigo

quiero ser víctima

soy las ganas que tienes del mal.

¡Lo sé todo! Del bosque… del lobo…

Y ahora que vengo a encontrar:

no me puedes eludir.

Entonces, sé eso que no eres,

no tienes esperanza.

Sedúceme surcándome el cuerpo con la lumbre de tus garras

márcame con la suavidad de tus mentiras

engúlleme… ¡No me vomites!

Engúlleme.

Engulle mi soledad incomprendida

Engulle mi inepta nulidad.

Hazme mal, tanto mal,

mal de ser entendida,

mal de no poder más ser dañada.

Mal de poder ser alguien

en el bosque negro de la hipocresía,

finalmente

alguien.

 

 

 

Cappuccetto Rosso

 

Ingoia nel tuo ventre la mia disobbedienza.

Il mio peccato abdica a servizio della tua crudeltà

Nessuno deve vedere nascosta,

 

sotto il rossore pudico dal mio cappuccetto,

la voglia mia che ho del male.

Nessuno deve capire

la magia di te che mi turba i sensi

la perversa anima tua che mi farà donna.

Ambisco ad essere punita

Voglio essere vittima

sono la voglia tua che hai del male.

Sapevo tutto! del bosco … del lupo …

E ora ti vengo incontro:

non puoi deludermi.

Sii tu quello che non sei

non hai speranza

Seducimi solcandomi il corpo con la foga dei tuoi artigli

graffiami con la soavità delle tue bugie

Ingoiami … Non vomitarmi!

Ingoiami.

Ingoia la mia solitudine incompresa

Ingoia la mia inetta nullità.

Fammi male, tanto male

male da essere capita,

male da non poter più essere ferita.

Male da poter essere qualcuno

nel bosco nero dell’ ipocrisia

finalmente

 

Qualcuno.