Poesía portuguesa actual: Francisca Camelo



Presentamos tres poemas de la autora portuguesa Francisca Camelo (Oporto, 1990) en versión de Mijail Lamas. Es cofundadora de d’A Bacana, plataforma de divulgación de literatura y arte. Colaboradora regular de Enfermeira 6,  ha publicado poemas en Só de Gin Vive o Pinguim, en las revistas FlanzineGuetoTlön, en las zine MAIS PORNÔ, PFVR y en el Caderno 5: os pastéis de nata ali não valem uma beata – Antologia de 2017 (Enfermaria 6). Publicó el libro Cassiopeia (Apuro Edições, 2018).

 

 

 

 

 

 

AQUÍ SE HACE LA CARNE

 

aquí se hace la carne

que se deshace

la palabra que iba a ser dicha

pero fue desmentida por nunca llegar

a tiempo: queda más de una

noche, tal vez llegue a amar

tus primeros cabellos blancos

este poema sofoca

todas las palabras que derivan

del latín para decir

últimamente la palabra pasión,

es el coctel angustia

con vara de apio, el primer verso

que sale a galope

y persigue la imagen hasta el

último verso: mudo estropeado

asmático olvidado

pera siempre rostros

que lo atormentaron,

el poeta quiere parir. la salida

de la tabaquería, el esteves avisa:

no importa perder en todo o

no llegar nunca a ver

tus primeros cabellos blancos

cuando la estafeta

abandona el testimonio

en medio de la pista

sólo el verso final

necesita

sobrevivir.    

 

 

 

 

A4

 

a pesar de

haber nacido sagitario

confirmo que cuando

me entra rabia

café adentro

cruzándose con el cigarro

en el sureste, no hay mucho que

pueda hacer para detener

a saturno en el último diálogo:

para el adiós sólo sobran

fórmulas viejas y con el

tiempo aprendes a elegir

cuidadosamente

palabras que quepan

en un formato móvil, algo que

pueda cargarse enteramente.

que no te engañen las memorias

debe fingirse algún

alivio en la partida.

un automatismo es este

juego, tachar amores como

poemas, el escapismo

la única honestidad

de la presencia: salir volver

como quien dice

voy a la cocina a

prepárame un café

o: necesito ir al puesto de periódicos

a ver en el horóscopo

si ahora sí el carnero

arde solo

en el pasto.  

 

 

 

 

VENUS

 

en este museo de venus exportadas

soy figura barroca tatuada

se siente bien que paguen por ver

pero antes que me sienta emancipada

el vendedor anuncia:

el placer sólo pertenece

al consumidor final

el cuerpo es tu capital

lipoaspiración invasiva no invasiva

para eliminar las estrías rojas

el capital es tu cuerpo

y el costo también.

querido, no seré tu venus de willendorf

no soy quiosco de plaza

o puesto de periódicos

prescindo de licencia para ocupar

el espacio público y

me rehúso a perder

veintiséis mil años de aliento

esperando que las feministas

me desentierren. en la calle

una mujer se acuesta de lado

se rasca todo el flanco

con un cuchillo:

ella sonríe.