La poética de la decoherence y el Imperfect fit



Presentamos una poética de Allen Fisher (Londres, 1944). Además de poeta es pintor y editor. Es profesor emérito de la Manchester Metropolitan University. Su libro más reciente de poética, del que se desprende este texto, es Imperfect Fit. La traducción es de Elizabeth Román Velázquez.

 

 

 

 

 

La poética de la decoherencia y el ajuste imperfecto

 

 

  1. Arte y función estética

Si bien el arte tiene muchas funciones, la función predominante es la estética. Esta función implica comprender los marcos y su interacción con la interrupción o, dicho de otra manera, una actividad compleja de establecer una estructura particular y usarla como base para la improvisación y la innovación o el cambio. La producción artística implica dos procesos. El  primero es la creación para el  artista. El segundo es la recepción estética, aquí se descubren patrones de conexión entre el trabajo y  la comprensión del receptor (el lector, el espectador, el oyente).

Hay dos resultados alternativos: uno propone un ajuste perfecto entre el trabajo y la conciencia receptora, lo que promovería el aburrimiento; una segunda opción propone un ajuste imperfecto que fomenta una actividad eficaz en la que la comprensión es un complejo entre la creación y la recepción.

Todo el asunto se puede referir a lo que podría denominarse trabajo, que anticipa una colectividad contemporánea de respuesta, una tropología cohesiva, como si estas ideas fueran parte de las condiciones históricas, una lucha mutua con otras tropologías y en oposición a ellas, otras maneras de existir, en las sociedades nombradas como Inglaterra. Esto se convierte en una conciencia económicamente dependiente del sistema al que se opone ideológica y políticamente. Adorno, afirma que el arte es radical, lo que subvierte tanto las formas de arte tradicional o incorporado, como la naturaleza mercantil de la producción contemporánea de arte. De lo contrario, el arte, ya sea intelectual o popular, conserva su carácter afirmativo. Es en efecto lo que significa la pertinencia. (La impertinencia simplemente afirmaría valores, es la pertinencia la que los subvierte). Simplemente expresar o describir grandes desigualdades y sufrimientos, como afirma Marcuse, las relaciones sociales existentes, desalientan el pensamiento crítico, “pacifican el deseo rebelde” lo que “la poética de la decoherencia y el ajuste imperfecto” propone es una estética que critica el estatus quo.

 

  1. Decoherencia y estética.

El ajuste imperfecto es la máquina para engendrar una poética estética activa. En el mundo clásico de propuestas refinadas y claridad, puede parecer extraño poner en tela de juicio cuestiones de verdad y, por lo tanto, de belleza,  esto es lo que se propone. La poética anglófila se ha alejado un poco de la propuesta modernista arcaica de 16 definiciones de belleza en 1992. Las proporciones ideales de la media de oro y la serie de Fibonacci continúan obstruyendo el pensamiento contemporáneo. Pero ahora se puede demostrar que la confianza en estas medidas y valores particulares es ideal, aproximada y rudimentaria.

Cuando en 1966, John S. Bell y otros dieron a conocer que el mundo a través de los fenómenos ya no se sostiene. Esta propuesta reunió una considerable comprensión del dilema poético. La humanidad puede parecer estar a dos siglos de distancia de la geometría no euclidiana y de la posición de John Keats de 1817 sobre la capacidad negativa, pero sigue estando en su posición.  Capaces de ser inexpertos, misteriosos y de tener dudas, sin ningún tipo de irritabilidad tras el hecho y la razón. En un contexto diferente con el trabajo de Werner Heisenberg, publicado en 1927 sobre la física cuántica, se caracterizó como “incierta” y la situación diferente de Kurt Godel en 1931, que trajo estas ideas juntas cuando probaron que la verdad no era demostrable, llevaron a la poética a una nueva realización, diciendo que hay un mundo tangible de cosas y vivencias,  e incluso mundos más allá de nuestra experiencia, a los que solo se puede acceder de forma remota mediante herramientas y trampas. Esto puede proporcionar evidencia de que tanto los niveles micro subatómicos como macro cósmicos existen, funcionan y son parte de, y por lo tanto, afectan nuestra existencia, pero esta evidencia no está completamente disponible para la percepción, excepto como artefactos.

Esta es una dialéctica sobre lo local y lo problemático, el mundo más grande. En la mecánica cuántica, parte de este dilema ha llevado a nombrar la situación como decoherencia. Más allá del estado de coherencia por el que lucharon los modernistas del siglo XX como Ezra Pound y WB Yeats, Georges Braque y Pablo Picasso, Walter Benjamin y Theodore Adorno, en el entendimiento de que parte de nuestra existencia no puede realizarse, está más allá de la percepción, tiene una actualidad y típicamente se experimenta indirectamente a través de artefactos. Los físicos y biólogos que trabajan en estas realidades utilizan láser y trampas de gravedad, herramientas digitales para hacer posible la observación, pero la medición precisa permanece fuera de la cuestión. La instrumentación es en sí misma parte del efecto sobre la medición y su disposición. La proposición de John S. Bells reitera en parte afirmaciones más eróticas, hechas por Max Born y otros, de que el observador interfiere con lo observado y, por lo tanto, la conciencia afecta la medición. Esto se ha transformado en una comprensión del papel del espectador, el oyente de la música, como participante y como efecto en la finalización de la producción estética.

La medición se convierte así en un problema ético; Las estructuras ideales y las proporciones doradas deben ser desplazadas y esta posición está en confluencia con otras tres apreciaciones significativas de la verdad en las poéticas del siglo XXI:

 

  • Esa energía afín con el impulso junto con la conciencia son perceptibles en paquetes de ondas o cuantos y, por lo tanto, cambian de manera parecida y se desarrollan en cuatro dimensiones con una dirección y no en una continuidad ininterrumpida o flujo de pensamiento.
  • Ese tiempo y espacio (tiempos espaciales) son intrincadamente afectivos y no se separan de manera útil.
  • Ese comportamiento extendido y aparentemente suave, como el experimentado en el crecimiento de un embrión, la mezcla de más de un químico o la pérdida de aliento en un paso de corredores, siempre se basan en saltos catastróficos, cambios de fase, cambios repentinos escalonados. Esos “saltos” son a menudo impredecibles en términos de tiempo y espacio, pero a menudo son predecibles en términos de calidad.

 

  1. Poética en acción.

La mayoría de estas ideas se unieron en 1982 en preparación para el trabajo que ha estado en curso desde entonces y hasta el 2007: la gravedad como consecuencia de la forma. En 1981 habían finalizado dos proyectos de diez años. Uno de ellos, llamado Place, había abordado la consecuencia del espacio-tiempo en términos de ubicación, historia y situación, utilizando un método de composición por campo y puntos de acceso que podrían ser determinados por el lector. La ubicación al sur de Londres, elegida en 1970, se usó como Lichtung, la apertura para la investigación a la historia local y la realidad de las situaciones contemporáneas en la calle, por así decirlo, ambas respondieron e instigaron. El poema posterior, “La gravedad como consecuencia de la forma”, utiliza un libro elaborado en 1982,  que se inspiró en los vocabularios de física, biología y química contemporáneos y los combinó con una selección de danzas de jazz en una Matriz A-Z que formuló un marco alfabético y una estructura desde la cual improvisar y crear. Los procedimientos de composición en su lugar se reevaluaron radicalmente para el trabajo de la gravedad, teniendo en cuenta la crítica de los modelos clásicos y los ideales de preparación y existencia. El lugar general, fue reemplazado en gravedad con el diagrama más suelto de un cilindro marcado en las relaciones de Fibonacci y luego aplastado, lo que lleva a un nuevo conjunto pero de proporciones dañadas. El texto “Trampas, herramientas y Daño” luego retóricamente aparece en primer plano. Puede haber muchas ramificaciones de la imagen del cilindro aplastado, retórica y pragmáticamente, pero para estas poéticas, la imagen se alinea con el daño perpetuado y ahora escalado contra el planeta, una vez que se pensó que era el hogar y que ahora está más allá de la reparación, como la  continua necesidad de organizaciones como la Fundación Médica para el Cuidado de Víctimas de Tortura. Las imágenes muestran las filas numeradas aplastadas unas con otras, provocando cambios geográficos y de secuencia debido al estrés y la tensión, produciendo patrones inesperados de conexión, por lo tanto de conciencia inesperada, y por lo mismo, la necesidad de propuestas para una estética que ayude a resolver los traumas, el deterioro de la situación. Durante el proceso de este trabajo, publicado de diversas maneras en el período 1983-2007, esta estructura dañada ha llevado a la necesidad de reinventar constantemente la conceptualización de la composición para superar o, por así decirlo, reparar el daño perpetrado contra la humanidad por la humanidad, y por supuesto prepararse para no repetirlo. Este proceso también podría considerarse como una estrategia para mantener la homeostasis personal y la homeorhesis.

 

  1. La poética del ajuste imperfecto.

La conciencia y la estética comparten el resumen de su actividad como patrones de conexión, que son necesarios para la vida. Son patrones que proveen las estructuras para la comprensión y la eficacia atípica, moral y social, cambian y se pueden cambiar. La pérdida de la capacidad de renovación y cambio de este patrón…  equivale a la pérdida significante de vidas. El concepto de ajuste imperfecto, implica la relación entre la conciencia y la estética. En esta relación, un patrón de conexión entre su percepción y la percepción de los receptores puede ayudar a los matemáticos, y cuando esta coincidencia cercana tiene la capacidad de producir un efecto estético más significativo que, por ejemplo, una coincidencia e identidad perfecta, o un desajuste completo y distinción. Ese ajuste es parte de la producción del espectador o lectores. Las poéticas que apoyan esta tesis se están desarrollando y esto indica la necesidad de un seguimiento. Las aperturas propuestas a través de las últimas conferencias de Michel Foucault sobre El gobierno del yo y otros y el coraje de la verdad contribuyen a este desarrollo, donde la parresia (el decir la verdad) es una virtud, un deber y una técnica que debe encontrarse en la persona que dirige a los demás y les ayuda a constituir su relación con uno mismo. En Milton, William Blake propuso ‘Aniquilar el autocontrol del engaño y el falso perdón. En Proprioception, Charles Olson interrogó la singularidad del yo, contemporáneo con su debate en The Maximus Poems. Esta poética, primero manifestada en la estética del collage y más tarde en las teorías oníricas del surrealismo y el trabajo de William S. Burroughs y otros, llegó a un nuevo entendimiento en la propuesta de Olson a través del “Big Traum”, elaborada entre el canto y el dejarlo la canción está en la cosa misma y allí se puede descifrar lo que el poema resultó ser, o poner lo mismo en las palabras de otro sueño que tiene sentido para mí, como revelar el esquema del discurso que mi propia persuasión – o la convicción de la sueño – me parece que es la verdad del discurso: / el ritmo es imagen / la imagen es saber que hay /de saber que hay/ una construcción. Extendió esta propuesta a través de su práctica y la teoría  performativa, en poesía guiado por sus ideas de la respiración, la parataxis y la proprioception, o la actividad de estímulos que surgen del movimiento en los tejidos propios del cuerpo a medida que se ven afectados y producen un espacio-tiempo complejo. Este es el espacio-tiempo donde el yo es otro; Foucault, en su conferencia final, afirmó: “Sólo puede haber verdad en la forma del otro mundo y la otra vida”. La poética de esto todavía está en proceso de perderse y ser encontrada, como el poema señalado en 1973, a través de un movimiento general de ideas.