Philip Larkin: declaración de principios



Philip Larkin (1922-1985) fue uno de los animadores de la poesía inglesa del siglo XX. Su mejor poesía se encuentra en los poemarios The Less Deceived (1955), The Whitsun Weddings (1965) y High Windows (1975)¿Qué pensaba sobre cómo escribir poesía? ¿Cuál era su poética? Presentamos “Declaración de principios”, publicado en 1956. Este texto apareció en el volumen Strong Words. Modern Poetry on Modern Poets, editado por W. N. Herbert y Mattew Hollis, publicado en Inglaterra por Bloodaxe. La traducción corrió a cargo de la traductora inglesa Jane Jones. 

 

 

 

 

 

 

Declaración de principios

 

Me parece difícil dar opiniones abstractas sobre la poesía y su condición actual porque en mi opinión, teorizar sobre ella no me ayuda como escritor. De hecho, trato de no saber nada de lo que es la poesía ni cómo leer una página, ni sobre la función del mito. Es imposible decidir intelectualmente qué es la buena poesía porque así estás obligado a intentar escribirla, en vez de escribir los poemas que sólo tú puedes escribir.

Yo escribo los poemas para conservar las cosas que he visto/pensado/sentido (así puedo dar cuenta de una experiencia constructiva y compleja) para mí mismo y para los demás, aunque creo que mi responsabilidad principal se la debo a la experiencia en sí misma, la cual estoy tratando de abstener del olvido por su propio beneficio. No tengo ni idea de por qué debería hacer esto, pero pienso que todo el arte está basado en la necesidad de preservar. Por eso, en general, mis poemas están relacionados con mi vida personal, pero no siempre, ya que puedo imaginar caballos que nunca he visto, o los sentimientos de una novia aunque nunca he sido una mujer ni he estado casado.

Como principio rector, creo que cada poema debe ser su propio universo recién construido, y por eso no tengo fe en las “tradiciones”, ni en un pozo de mitos compartidos, ni menciones casuales de otros poemas o poetas, a los que encuentro desagradablemente parecidos a la narrativa de los novatos literarios que quieren mostrarte que conocen a la gente adecuada. La única guía de un poeta es su propio juicio. Si es defectuoso, su poesía también será defectuosa, pero de cualquier manera él debería juzgar por sí mismo en vez de escuchar a alguien más. Actualmente, sólo puedo decir que no hay suficientes poemas escritos de acuerdo con mis ideas, pero claro que si hubiera suficientes, tendría menos incentivos para escribir.