Xochitlajtoli: Manuel Bolom Pale



Seguimos leyendo la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas indígenas, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Compartimos ahora poemas de Manuel Bolom Pale (Huixtán, Chiapas, 1979). Narrador y poeta tsotsil. Licenciado en Psicología por la Universidad Maya y maestro en Docencia por el Instituto de Estudios de Posgrado de Chiapas. En 2006 fue director de la Casa de la Cultura de Huixtán. Becario del FONCA (2010-2011). Premio de Ensayo Indígena Pueblos y Palabras 2005. Premio Estatal de Poesía Indígena Pat O’tan 2008. Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2016 por su poemario Sk’inal xikitin: k’opojel yu’un nupunel. Fiesta de la chicharra: un discurso ceremonial para matrimonio. Parte de su obra está incluida en la antología Ma’yuk sti’ilal xch’inch’unel k’inal. Silencio sin frontera: poemas y cuentos (San Cristóbal de las Casas, Secretaría de Pueblos y Culturas Indígenas, 2011).

 

 

 

Yak’otajel kokox

 

I

 

Ta yut xch’ut na

te kejel jun me’el

sk’an xlimoxnail sjelavel k’ak’al.

Ti yok’e xpotet k’uchel k’ok’.

Jam ti jsate

Te chexel ta ba semet ti me’ xiniche

chok’ta sna’omal yu’un.

 

 

 

La danza de las chicatanas

 

I

 

En el útero de la casa

una anciana postrada

pide limosna del tiempo

Chisporrotea como fuego su lengua.

Abro los ojos

ahí está en el comal la hormiga reina

llorando su memoria.

 

 

 

II

 

K’alala ta jti ti xiniche

chlok’ xik’ jbek’tal,

ti yilinomal jchol xiniche 

ta stibun jch’uxuvil.

 

 

 

II

 

Cada vez que como una chicatana

me salen alas en el cuerpo,

la guerrilla de hormigas en hilera 

va mordiendo mis nervios.

 

 

 

III

 

Ta yolon yanal te’etik

ti xinichetike

tslek’ik’ xchabil lootsyax.

Te xchabiik ti chabe

svokolik ti j-abtel xinichetike.

 

 

 

III

 

Bajo las hojas

las hormigas

liban el néctar de las acacias.

Incansables cuidan la miel

amargo destino de las obreras.

 

 

 

V

 

Be, ja’ sbe xinichetik

te tasnukulel spat ti lootsyaxe

muyuk nichimal o’tonal, ja’ no’ox vokolil.

Tsak xojan o’lol k’ak’al

yakil tstuch’ik ti yanal te’e.

 

 

 

V

 

Caminos siempre caminos de hormigas

entre las nervaduras de la acacia

no hay gloria, solo sufrimiento.

Las doce del día de un rojo verano: 

y ellas mordiendo el follaje.

 

 

 

VI  

 

Jkot xch’ayemal xinich

sut sba

skotan sba,

stsak yan belta sbe.

Muyuk yikats jkot xinich

Skolaj k’uchel yanal te’ pochol komel.

Jk’t liben xinich

sut tal

ta o’lol k’ak’al

k’alal xti’van ta ch’ixpatik ti k’ak’ale.

 

 

 

VI

 

Una hormiga

turbada, gira

se aquieta,

retoma camino.

Una hormiga sin carga

es una hoja olvidada.

Una hormiga fatigada

regresa

a las doce del día

cuando el sol muerde

la espalda.

 

 

 

VII

 

Xcholet k’uchel yat k’ok’

ta xch’ut yanal te’

ja’ ech nopenik

juju kot stsak’lioj sbaik

ch-ilinik x-elan

te snopik batel.

O’lolxa k’ak’al

xpotet xa yak’alil k’ak’al.

 

 

 

VII

 

Se abre un hilo de fuego

en el vientre de las hojas

rito obsesivo

de una tras una

con rebeldía

con creación.

Son las doce

crepitan los rescoldos del sol.

 

 

 

XI

 

Ch-ak’otajik ta ye xinich

ti yanal te’e

ti xinichetike ta xaxik

ta smats’ik

xchi’uk yepal ye’ik

satik

yanal te’

tsve’ik

tspajubtasik

chabik yipal ta kuxlejal.

 

 

 

XI

 

Las hojas danzan en bocas

de los hormigueros

y las hormigas las mastican

maceran

con sus colonias de bocas

de ojos

de hojas

degluten

fermentan

insisten en la vida.