Poema para leer un viernes por la tarde: Si muero en la carretera, de Virgilio Piñera



En esta nueva entrega de Poema para leer un viernes por la tarde, nuestro editor, el poeta Mario Bojórquez nos acerca a la lectura de Si muero en la carretera, del poeta cubano Virgilio Piñera (1912-1979), de quien hemos compartido un ensayo sobre Electra Garrigó, además de la publicación de algunos poemas en su voz.

 

 

 

 

Si muero en la carretera es una de las cumbres del neobarroco cubano, tiene como origen un son que volvió famoso el cantante Barbarito Diez, conocido como “la voz de oro del danzón” a partir de la década de los 30, la letra decía: “Si muero en la carretera no me pongan flores, si pido caldo gallego no le echen coles.” Virgilio Piñera logra aquí las virtudes más decantadas de su obra, celebrar, por una parte, el exotismo tropical del ser caribeño y el desparpajo de su dicharachera lengua local, el mismo tono fársico de Electra Garrigó en su teatro y la referencia culta y popular, aquella de Santa Teresa en su villancico de celebrado oximoro y una canción de la radio. En este procedimiento la estructura del lenguaje es subvertida rompiendo la cadena hablada mucho más allá del hipérbaton e incluso trascendiendo la anástrofe, pero manteniendo el sustrato semántico, incluso hay, hacia la parte final, un desglose fonémico-silábico a nivel de grafema que debe leerse como son llamadas las letras: “efe”, ‘ele’, ‘o’, ‘ere’, ‘e’ y ‘ese’, y también ‘flo’ y ‘res’ para concluir con una figura de omisión por abreviatura: “c.”, logrando con todo esto una drástica autodesregulación poética del légamo lingüístico. En La Habana, buscando la edición de La isla en peso preparada por Antón Arrufat para mi compadre Álvaro Solís, me encontré con las ediciones originales de La vida entera y también Una broma colosal, es de este último libro que tomo la versión.

 

MB

 

 

 

Si muero en la carretera

 

I

Si muero en la carretera no me pongan flores.
Si en la carretera muero no me pongan flores.
En la carretera no me pongan flores si muero.
No me pongan si muero flores en la carretera.
No me pongan en la carretera flores si muero.
No flores en la carretera si muero me pongan.
No flores en la carretera me pongan si muero.
Si muero no flores en la carretera me pongan.
Si flores me muero en la carretera no me pongan.
Flores si muero no en la carretera me pongan.
Si flores muero pongan en me la no carretera.
Flores si pongan muero me en no la carretera.
Muero si pongan flores la en me en carretera.
La muero en si pongan no me carretera.
Si flores muero pongan en me la no carretera.
Flores si pongan muero me en no la carretera.
Si muero en las flores no me pongan en la carretera.
Si flores muero no me pongan en la carretera.
Si en la carretera flores no me pongan si muero.
Si en el muero no me pongan en la carretera flores.

 

 

II

Voy en cacharrito, en una cafetera,
yo voy por la carretera;
yo voy, voy yendo por la carretera.
Yo voy a un jardín de flores que está por la carretera,
yo voy en un cacharrito, en una cafetera,
voy a comprarle flores a mis muertos,
pero no me pongan flores si muero en la carretera.

 

 

III

Si muero en la carretera me entierran en el jardín
que está por la carretera, pero no me pongan flores,
cuando uno tiene su fin yendo por la carretera
a uno no le ponen flores de ése ni de otro jardín.

 

 

IV

Si muero, si no muero,
si muero porque no muero
si no muero porque muero.
Si muero en la carretera.
Si no muero pero en la carretera si muero.
Si muero porque no muero en la carretera.
Si no muero porque muero en la carretera,
no me pongan f, no me pongan 1, no me pongan o,
no me pongan r, no me pongan e, no me pongan s,
no me pongan flo, no me pongan res,
si muero en la c.

1970