Poetas de Austria. Ingeborg Bachmann: Los puertos estaban abiertos



Presentamos Los puertos estaban abiertos de la poeta austriaca Ingeborg Bachmann (Klagenfurt, 1926-Roma, 1973). Es una de las voces más importantes del siglo XX en lengua alemana. Mereció el prestigioso Georg Büchner Preis en 1964. Publicó también cuento, novela, ensayo y libretos de ópera. El presente poema forma parte de su producción temprana y muestra ya el vértigo y la enunciación de su ángel de oscuro decir (Dunkles zu Sagen). La traducción es de Roberto Amézquita.

Foto de portada: Herbert List

 

 

 

 

 

 

LOS PUERTOS estaban abiertos. Nosotros nos embarcamos
las velas hacia delante, los sueños hacia la borda,
la espada en las rodillas y la risa al pelo enredada,
nuestros remos contra el mar, más rápidos que Dios.

Nuestros remos sobre los remos de Dios, y dividieron la marea
de frente a nosotros los días, detrás de nosotros las noches,
arriba quedó nuestra estrella, y al fondo las otras se hundieron,
afuera cesó la tormenta y adentro creció nuestro puño.

Fue sólo por la lluvia desatada, que otra vez escuchamos;
las lanzas cayeron torrente y los ángeles se elevaron,
fijos los más oscuros ojos en nuestro negro.
Nos quedamos ahí destruidos, nuestro blasón al vuelo:

Con un gran barco sobre el corazón y una cruz en la sangre.

 

Traducción del alemán: Roberto Amézquita

 

 

 

DIE HÄFEN waren geöffnet. Wir schifften uns ein,
die Segel voraus, den Traum über Bord,
Stahl an den Knien und Lachen um unsere Haare,
denn unsere Ruder trafen ins Meer, schneller als Gott.

Unsere Ruder schlugen die Schaufeln Gottes und teilten die Flut;
vorne war Tag, und hinten blieben die Nächte,
oben war unser Stern, und unten versanken die andern,
draußen verstummte der Sturm, und drinnen wuchs unsre Faust.

Erst als ein Regen entbrannte, lauschten wir wieder;
Speere stürzten herab und Engel traten hervor,
hefteten schwärzere Augen in unsere schwarzen.
Vernichtet standen wir da. Unser Wappen flog auf:

Ein Kreuz im Blut und ein größeres Schiff überm Herzen.