Poesía peruana: Santos Morales Aroní



Santos Morales Aroní (Ayacucho, 1990). Es abogado por la U.N San Luis Gonzaga de Ica, con maestría en la U.N. Mayor de San Marcos. Ha publicado el poemario Flor de Lluvia en 2015 y el libro de cuentos Bajo la Lluvia en 2019. En 2013 ganó el concurso en la categoría poesía organizado por el CONALL. Es miembro del Círculo de Poesía Arawiy.

 

 

 

 

 

antaccocha

A Hugo Huarancca Morales

 

 

 

antacocha inerme como cierva al filo de ese colmillo, derramas esmeraldas de agua,
de palomas trémulas como lágrima áurea.
me sumergí en sus párpados, en su vientre.
te abrasé, te guardé en mis glándulas lagrimales.
eras mamá hídrica de todas las especies.
en tu iris conocí mi rostro.

 
el agua discurría a tus senos, piando, chirriando, ululando.

 
luego te fulminaron, te cubrieron de indolencia y te hicieron plazuela de pueblo.

 

 

 

 

 

a              r           a           p           a

 

entre mi sangre, mi voz.
a cántaros atiza mi infancia.

 
fueron regazos de chubascos vespertinos.

 
vuelvo granizo como cernícalo boreal, busco ternura en tus guijarros esparcidos en la orilla.
oral de piedra

 
tus ojos fueron estallidos en mi espalda mamífera.
peciolo de lágrimas emanando luceros hacia mi dorso bermejo a la hora del ocaso.
¡no llores!
ven
a calmar tu llanto.
mi wawa
mi pequeña oruga.
ven, súbete a mi espalda paquiderma, quiero acariciar esos pies como cuándo eran perdiz.

 
¿vienes en busca de tu infancia?; mira al pequeño Santos con el pantalón remendado, levantarse de muy de mañana para acompañar en su canto a los gallos.
recoger retazos de escarcha y tejer alas a los escarabajos.
fundir espadas del batallón de mantis religiosa.

 
habla el niño
te contemplo en esta piedra nodriza y centinela.

 
arapa,
sumérgeme en tus ichus para ser nido de perdiz,
llévame a la orilla de tu regazo para abrir albas de la sombra y dejar entrar fulgores.
DÉJAME COGER MI CAYADO Y SALIR A PASOTREAR RELÁMPAGOS.

 

 

 

 

 

Garúas

 

El árbol de tus ojos, dan frutos estelares.

 

*

 

Tu vientre río engendra peces mamíferos.

 

*

 

Ave fructífera ven a comer los capulíes de mis tunales.

 

*

 

Granizada danzarina ven a bailar en la planicie de mi corazón.

 

*

La lluvia me recuerda a ti;
Generosa, sustantiva, persistente
Como cuando sembrabas escarabajos.

 

 

*

 

– ¿Quién soy?
– ¿Todavía preguntas?, ¿dudas de mis cromosomas en tus lágrimas?
Me dijo: la lluvia; mientras se precipitaba en el tejado.

 

 

*

 

¡Y te vas!
Con chaparrones emergen tus cabellos,
Arrean camélidos,
A danzar wuaynos con esa granizada.

 

 

*

 

Gorrión tú tienes cantos, yo el arpa, le dije,
fuimos llevando serenata.
El padre de mi amada me corrió a pedradas.
Y el desdichado amigo terminó en la fogata.

 

 

 

*

 

El agua ladra entre murmullos de los perros.

 

*

 

Ichus ambarinos; espigas del sol.