Poesía peruana: Fernando Huaroto



Leemos poesía peruana. Leemos textos de Fernando Huaroto (Lima, 1993). Estudió Literatura en la UNMSM. Fue fundador de Hierba/Zine. Fue finalista en el I concurso de poesía experimental Jean Brossa (Cuba). Primer puesto en el Concurso Internacional de poesía erótica Isabel Vigo con Canciones para June. Ha publicado las plaquetas Devociones, Gabaratos, Anotaciones y Correspondencias. Es fundador y director de Circo Editorial. Ha publicado en revistas nacionales e internacionales.

Administra el blog: www.manualdepirateria.blogspot.com 

 

 

 

FALSO JAZZ

“Yo soy otro

Yo es otro

Otro ha entrado en mi pecho con un palo en la mano

…y me pregunto quién pudo escribir esta canción”

 

Gerard de Nerval, Rimbaud, César Vallejo y Syd Barret

 

uno

Post Guerra                                                                                                                                                                                      Post Negrum

la sombra de la noche

se protege

bajo la insignia de la luna.

 

«Qualis artifex pereo»

Nerón

 

 

( a m a n e c e )

 

dada la mañana                                                

inexperta

con su aliento

tosco

que surge

revanchándose

en su estómago

dibujado de tiza     

donde ancho es el traje de los hombres

que celebran la inmortalidad

y su infancia

y ancho los ojos fracasando

en multitud

 

e infinitos

los segundos

tributando

una congoja

un arrepentimiento

arrítmico

un sonido

de sonaja

de elefante

sentado

sobre mi

corazón.

        

 

 

 

dos

 

necesariamente

vuestra esperanza

se me lanza y se me amarra al cuello

                    y me pesa alzar la cabeza 

al ver como las estrellas 

se me amansan

              percutando 

              cuerpo a cuerpo

en su acorde

negro

casi pulcro

de carne

misericordia

y sacramento.

 

 

 

 

cuatro

 

danza la noche 

           fragmento 

           y ritmo 

todo tiembla 

de pasmo a pasmo

de codo a codo

         así crece la noche

purísima en su número

saqra en su orfandad

alta en sus abismos.

 

 

 

 

cinco

 

noche y niebla

amortiguándose

remolinada

en la perpleja ley

del murmullo

de los sueños.

 

 

 

 

seis

 

y nos lanzaron
una cuerda
en el  pozo del mundo
donde todos
hemos sido lanzados

que cual piedras
caíamos graves
hasta sonar al fondo
muy al fondo
donde la luz
se excusa
y nuestro ruido
se pierde negro
un poco limpio
         nunca inmaculado.

 

 

 

once

 

                        zrota el nervio supra
                        y que peor que desencajar del común orden nuclear
                        dígito perfecto del nombre de dios
                            cábala del supra
                         número de dios
de antemano se atestigua
extremo e inseguro
                         cayendo
                         para el lado más cercano
                                de la noche
                            y lejos
su nervio azul
que lo culmina todo

como una luz uránica

amanece

y su temblor aún le hace crecer la noche
donde turba una fiesta insoportable
que humilla su cabeza.

 

 

 

diecisiete

 

negra la sílaba abierta

muerta la sílaba negra

 

el cuerpo que trenza

de cuerda a cuerda

hasta la inmensa noche

que resbala protegiendo la inútil

forma de su caída grave y

saqramental

 

quien canta

quien grita

silaba a silaba

que termina concreta en la

luz oscura del hombre

colosal en su espejo

de dios bendito irreconocible

entre papel y cuerda

color y sangre

oscura tinta de

palabra y carne.

 

 

 

veintidós

 

bondadosa como un signo

 

a tu espalda

escribo una palabra

acariciándose al caer

y recuerdo tu pulcro

pulso de respirar

tranquilamente

hermosa

                condenada

como una navaja

abriendo el silencio

como si de un pequeño fruto fuera

y estrictamente

tu corazón se acongoja

en su misterio

orgánico que se intimida

                    tu labio oscuro

mencionando

mi propia historia

que hace

distanciarte

como una consigna

que te salva arruinada

 

que hierba crecerá

mientras la noche

perfecciona

ingeniosamente la soledad

de lo embarcadores.

 

 

 

 

Honoris Kausa

 

Termo estática de la vida

sobre la muerte y todos sus prejuicios

así,

        se conmemora el instante

                   perpetuándolo

                                en el poder

El partido,

                 está partido.

Digamos que estuvo Nicarock por aquí

    – Anarquista y Poeta –.

Comandante de la orden invisible,

solo para inteligentísimos hombres

super especializados

en cientos, miles de materias

humanas y deshumanas

primas y hermanas

de las ciencias biológicas

de la historia

de estudios de la cátedra

Mario Vargas Llosa.

 

 

 

 

algarrobina eres

 

niebla de canela

de tu cuello

acercándose

acercándome

morenamente a tus penas

limpio tus ojos

con las sombras

de mis mangas    

y tu mejilla

desierta

en su rumor

sonriéndome

fijamente

sonrojada.

 

 

 

 

ahora solo eres lluvia

 

golpe impredecible

en caída libre

trágicoelemento

ahora eres solo de agua

        d   is  u e  l  t a

que resbala impermeable

sobre mi cuerpo

ahora eres océano

helecho de mar

cordillera marina

eterna dorsal

naufragada.