Poesía peruana: Kreit Vargas Gómez



Leemos poesía peruana. Leemos poemas de Kreit Vargas Gómez (Arequipa, 1984). Es arquitecto. Formó parte del proyecto Editorial Bastardía (2006). Obtiene el 1er lugar en los Juegos Florales de la Universidad Nacional de San Agustín (2007). Forma parte de la exposición Visual Poetry & Performance Festival (San Francisco – EEUU, 2008). Obtiene el 1er lugar en el concurso Plumas de Búho (2011). Ha publicado en la revista Pterodactilo, de la Universidad de Austin (Texas – EEUU, 2009) y en la revista LDDS (Santiago de Chile, 2012), traducido al portugués por la revista Zunái (Brasil 2011). Ha publicado el libro objeto Elephant Gun (Editorial Cascahuesos, Arequipa, 2009), el registro poético-sonoro Santería (Editorial Dragostea, Arequipa, 2011), Dislexia.net [La danza de los extraviados] (Astrolabio Ediciones, Cuernavaca, 2012), con el que obtiene el reconocimiento a la mejor edición de libro independiente organizado por Fondo de Cultura Económica en México. Sus textos han sido recogidos por las antologías Plumas de Búho (Perú 2010), Mi país es un Zombie (Ciudad de México, 2011), 4M3RIC4 2.0 Novísima Poesía Latinoamericana (Ciudad de México, 2012), Tea Party 2 Muestra dinámica de poesía Latinoamericana (Chile, 2013), Vox Horrísona Muestra de poesía última peruana (Perú 2013). Ha participado en festivales en México, Perú, Chile y Bolivia.

 

 

 

[nube]

 

“Si la carne permite este incendio es porque esconde un anhelo de cenizas”

Ámalos a todos
Ama el espacio que ganaron sus manos mientras escribían el sueño delirante de los justos
Ama la extensión de su hambre
Su peso y circunstancia 
Su reino involuntario

Ama el sexo descubierto que marchita la luz de los días derrotados
Inclínate 
Toca el bronce que resplandece entre las flores amarillas de los viejos nuevos sueños
Aquellos que despertaron en sus ojos un hermoso temporal de incendios

Ama el magnífico animal que aparece luego que la carne cesa 
No sabes cómo en nombre de las cosas más sagradas han sucumbido al espejismo de la vida
Y el cielo como un hermoso intruso ha llenado de espuma sus bocas

[De visiones este paisaje inmaculado 
Por las sombras de la espera germinan]

Si desde mis ojos un animal acechara su bronce
El diamante amado de la utopía
Probablemente la poesía sea su guarida perfecta

¿Quiénes caerían abatidos en los campos donde corren desnudos los amantes si nuestra voz fuera desatada?

 

 

 

 

[AMRITA]

 

Mascarás de niebla en la noche quebrada
Río incansable por la mañana
Ya no podías con tu traje de bruma a 4 mil metros sobre nadie donde el zoo
de nubes divierte el pervertido teorema del infante
Eras serpiente divina entre los cráneos de cristal resplandeciente ensayando
el nuevo sol.
Entre los corredores de aire denso purificado en el giro de la danza
Cartografías el infinito entre el galope de los centauros bajo la casa de virgo.
Cuando mordieron tu carne presintieron la primera marea
El tiempo menguado para el animal herido sobre las sabanas doradas
En los alabastros inalcanzables
En el eléctrico estallido
Sobre las costas de Vietnam o el desierto de Nueva Delhi
Como si importase el ritmo y la pausa en el sacrificio
[Obuses inaugurales ante la estampida de aviones] No tienen nombre aquellos quienes pierden el paso en la cuerda
Sólo el golpe irreversible extendiéndose hacia la tierra abriéndose como una
flor
Me dicen que tu historia estuvo marcada por el deseo irrevocable del jaguar
Alto entre las montañas guardianas
Tu aliento fue consagrado a la muerte dorada en las bodas de la sangre
En el pacto concordado
Príncipe purísimo en la dinastía del agua
Eras el breve rumor de las mariposas migrando hacia el sol
Todos éramos animales conocidos antes que nos brotaran los ojos
Lejos del puerto donde los barcos abrazan lo desconocido
Después de las celebraciones por el abrazo renovado
Adquirí esa vieja costumbre de cazar al lobo para la noche solitaria
Por el simple acto de soledad de rabia
Entonces no pude sino optar por reducir la distancia para que lamiera mis
manos
Perfecto en el momento donde el humo era imperio sin sentido.
Corrí
Sin detenerme en la prédica alta de sus hallazgos definitivos
Todo era inédito para el astronauta que fascinado renunciaba a la certeza de
lo palpable
Era este mi sueño bendecido por sus pasos anunciando estás corrientes
Donde el yo se disuelve
Y el rumor de la conciencia se hace civilización incomparable

 

 

 

 

[CEMPAZUCHIL]

 

Atraído por el aroma del sol macerado en la boca de las flores
No pude recordar la dirección del puerto tras el jadeo constante del nopal
Entonces volví sobre la búsqueda encarnado en el caracol y su doble prisión
Tuve un rostro en la historia de las revoluciones invisibles
Un vínculo sagrado con la estrella amada de los asesinos
Aprendí el rito callado del primer hombre que busca un lugar para morir
Abedul primordial esperando el regreso de las mariposas
Esta playa en su memoria me devuelve sobre su paranoia interminable
Mineral legítimo regido por la turbulencia celeste
Cuando el sol era un dios
Y mi voz un elemento precioso e inestable
Devine en agua renovado por el ascenso del salmón y su reino generoso de
muerte
En cada dimensión propuesta por sus matemáticas prevaleció el fuego
Domesticadas las sombras y la presencia del lobo en la escena cotidiana del
pan
Las oraciones se convirtieron en el sordo aleteo de la libélula en el día
renovado
Antecedidos por estallido de la semilla que retorna al sueño
La calma se hace posible en la tempestad de la carne.

 

 

 

 

 [TONAYAN]

 

Tuve un color hermoso
Un lugar donde mi oro era irremplazable
Jade en la fiesta de la sangre
Donde mi ejército se convirtió en barro sobre la marcha
Ahora mi enemigo agoniza enloquecido por la belleza de la calma
Proclama su derrota en el movimiento
Nada puede contra la estela invisible de mil hombres volviendo a la batalla por siempre
Secreto motivo arrebatado al sueño de la piedra
A su primer canto
Aquí
Abandono la primera estancia donde la vida brota como agua incomparable
Agua para la sed insaciable de los vencidos en el campo donde crecen los palacios elementales
Donde el sol desciende convertido en una bestia fraterna
Para besar nuestras frentes
A lamer nuestro último latido.

 

 

 

 

 [JARDINES FLOTANTES]

Tarde, por la mañana eras un rumor ancestral. Qué idioma es el que te hace uno con el ruido interminable de langostas devorando la memoria. Un laberinto para el caminante que cae en el mundo desde lo más alto. Piérdete, bestia tierna en los evangelios de la ayahuasca. Hermosa enredadera que da muerte al árbol que respira por encima de los organismos fundamentales. Otro es mi ser, otro su reino de héroes vencidos. Máscara dorada en la noche perdida. Termina pronto esta columna de humo, está conformación de niebla donde se edifica el día, descifra este teorema absurdo. Yo no era sino él. Yo no era sino él. Yo no era sino él. ¿Tú lo recuerdas, no es así? La voluntad del templo es reducirte a cenizas hasta el punto de olvidarte, escucha a quien te aguarda entre tormentas, escúchalo. Mastica tu lengua. Tú no eres sino él. Escribe la historia que deje a los hombres sin cielo, destrúyelo todo, necio comerciante de perfumes olvidados. Ella es tu abismo. ¿Comprendes? Sus palabras son el mercurio que te va matando. Entierra lo que nunca tendrá nombre. Tú glaciar palpitante. Delicadezas que se cuelan entre sacrificios. Este niño no tiene nombre. Ámalo porque a pesar de no ser nadie viste un cuerpo. Invisible. Mi ser es otro y mi reino se instala en los basurales del corazón.

Mi ser es otro. Bendecida mi voz por la vitalidad de la semilla. Mi ser es otro y no lo recuerdas. Escúchate, el agua no canta el giro de los anillos de Saturno. Ese mar muerto te recuerda a tu padre, ese mar muerto te recuerda a tu madre, a toda tu familia en extinción. Conjuras niebla con la boca rota por su nombre, bebes e inhalas probabilidades efímeras, yo me pierdo en mí.

Todo se ha ido separando bajo la matemática estricta del primer llanto. Pronuncia el nombre de la criatura más hermosa que borro la memoria de todos. Esta carta nos habla de la muerte. ¿Entiendes el juego? La niebla me permite advertir mi oración definitiva. Esto soy yo ¿Adviertes el humo? Esto soy yo. Nací ciego y ya era tarde para respirar.

Tengo un nombre y niebla en el pecho. Hermano preciado, triste por no decir triste. Poseo y me avergüenza este artificio de luces. Pálido entre la mañana motorizada te desprendes articulado por las derivas. Tú eres el otro, el convencido. ¿Qué hablas cuando exaltado por las multitudes te marchitas en los cementerios?

El latido del ser a quien odias te puebla. Amas en secreto ese cuerpo, pero ningún fuego te mostrará su sombra. Piensa en el otro que te observa diariamente tras el humo. Te digo necio, también él te observa como un dios demente tras la sombra.
¿Eres el otro no es cierto?

Redimido atraviesas los jardines entre el estupor de los niños santos.

Los cánticos empiezan.

Té de jazmines para la sed de lo absurdo.

El jardín florece en el desierto.

 

 

[…]

 

 

Regreso a la mío a las apuestas, al hipódromo. A las butacas sucias y vacías. A ver a mi viejo caballo. Famélico y cansado. Regreso para verlo trastabillar por los carriles infinitos. Sin voluntad. Convulsionando en cada tramo. Qué bello es ver morir un caballo. Una bestia inigualable. Qué bello es ver morir al caballo que amas. Su pelaje brillante solo visto por tus ojos. Qué bello e irónico. Abrazar lo que pronto está por partir. Y no poder sujetar lo que se va y desconoces por completo.

 

 

 

 

[LOS NIÑOS ELÉCTRICOS DE ROSTOV]

13 Fueron momentos realmente abrumadores, aquel fuego podría haber explicado la pintura de Chab. 53. En Polonia las plazas están vacías, exponen con dificultad sus sombras. 01. Es momento, caminaremos contra sus voluntades. 83. La verdad, hubiera preferido verlo hundirse como el sol, así lo recordaría, disuelto en colores. 43. Nacido de otras latitudes se recuesta en la cordillera, ¿Sabes que pudiste volar? Te recordaría cómo un ángel en la historia de nuestros fracasos. 32. Por ahora todo es una coincidencia en nuestro país actual. 17. Ninguna luz tuvo el hedor de aquella que te revestía. 93. De cualquier manera el fuego se hubiera expandido. El fuego lo hubiera purificado. El fuego lo hubiera llevado lejos. 00. Hubiera podido mantener algún prestigio a pesar profundidad del corte. 61. Los primeros tiempos de la prohibición me pertenecen, recuerdas al hermano de B. podría considerar que luego de la primera ráfaga, se convirtió en un animal de mito para mí. 87. Fue su casa y la figura diluida de Chab, quién transformó la noche. 93. Verlos correr desnudos a través del humo, es algo que no olvidaré. 11. Verme correr desnudo a través del humo es algo que no olvidarán, también el humo puede enloquecer. No solo se levanta contra el cielo. Como un digno enemigo, es un aliado que se eleva para dejar la tierra. Un animal de memoria confusa. 44. Desde aquí te veo a pesar de la ceguera, perfectamente, entrando en él, en sus visiones, en el ritmo magnético de sus predicciones. 67. El agua lo ha cubierto todo.

 

[…]

 

Escucho “I am drunken by wine, / quite as a child / So close to thee” y recuerdo llevar una bomba en el pecho. Cerré los ojos para retener todo lo posible, cerré y baile en llamas, perdido en un bosque, tocando la realidad cada vez que los párpados me permitían un poco de luz. Las visiones se sucedían una tras otra, recuerdo las calles de Rostov bajo la influencia del LSD, los edificios creciendo bajo la fotosíntesis de la locura, dos soles brillaban en la noche, estaba perdido pero las palabras carecían de significado. La respiración trepaba las ventanas de la ciudad. Tuve un sueño atrapado en mil sueños más, inagotable. Seguimos ardiendo por la ciudad, por los caminos clausurados, seguimos oyendo mientras el universo es una gota de agua. Pienso esto debe ser un concepto de belleza que aún no he podido estructurar, nada se detiene, vuelvo a permitir que se filtre la luz, a permitirme creer que los quasares son los objetos más lejanos pero los más brillantes. El vacío se hace uno conmigo. Escogimos otra ruta. La isla que se alejó del continente.

 

[ Motorama, domingo 3 de Mayo]

 

 

 

 

“La solidez de las sombras” – El primer delirio de Zé

 

Una casa custodiada desde el amanecer. Mi casa. Se abre un camino sin ser primavera. No conozco el nombre del milagro, ni de las gotas que se filtran de lo alto. Hablo entonces de creaturas veloces que olfatean las visiones. Se cierra el camino y la nube sigue su rumbo. La corriente me permitió avanzar, deshojar el mundo mientras cantaba: “Miren todos sus piernas endurecidas por el dios de las alucinaciones, miren desde la cima de su ruina” 
Así enloquecimos con el canto de las aves, enloquecimos bajo el aire agitado de sus alas. Es la ventura del hombre esta dentadura frágil que derriba árboles, en sus peregrinaciones absurdas al centro de las tormentas. Encendidos en la memoria volátil del cáñamo, brillamos desde el exilio deseado. Convulsionamos sin entender siquiera el orden natural del día. Mantuvimos en cautiverio el fuego preciso. 
Proclamamos nuestra la tierra donde las ballenas varan, la espuma prodigiosa de sus bocas en la arena. El primer desgarro de carne volando lejos de la unidad pensada. Los territorios donde solo las suposiciones hacen ciertos los abismos. 
Pequeños suicidas, saben la extensión del imperio de la voluntad que ha derribado toda frontera. El éxodo de la luz por la selva que ha dejado la noche con un solo órgano vital e indescifrable. La mecánica de la sombra en la cuadratura del cielo. 

 

 

 

 

[Behemoth Black Hole]

[Dedicatorias] En que lenguas se traducen los espasmos de este delirio [1972 ninguno sabía por qué] Temías amanecer [Ellos temían que amanecieras] Debería empezar por limpiar el desorden de tus pasos en este pequeño pasillo [Memoria insuficiente] 18 958 534 millones de humanos al compás de este baile frenético bajo el sol [Un avispero representa a mi dios esquizofrénico y masticable] Debes dormir aunque pienses que nadie te recordará por la mañana [1,2,3] K.O. Técnico [Yo colonicé su cuerpo hace más de 5000 años] ahora soy un imperio en decadencia [Toda historia se apoya en un gran error] Extranjero en toda luz [Dirás que es mejor ser una partícula inestable] Una flor de laboratorio para quienes el sueño es una gota de mercurio en la lengua [Estás fuera de la estética de las galerías de arte y de los mercados de abasto] Tuyo es el camino equivocado y el rosal que arde en la memoria del suicida [La noche hizo este desastre con cada uno de sus amantes] El asesino que besa a su madre con la punta de su cerebro es su santidad volcándose desnudo a la multitud en los balcones del Vaticano [Mañana verteré cianuro en las ríos del mundo] Y tu sonrisa inigualable caminará por la tierra como una hermosa bestia en extinción.

[a]

En mis sueños, el miedo era devorado por cangrejos de montaña, que viajaban por última vez al mar ¿Que pulpa extraerían de él, a que se aferrarían sus tenazas? Desconozco mucho sobre los ciclos que ocurren en esta tierra. Tanto como el color del miedo, su composición y peso. Pero la certeza de la hierba trepando el aire me hace pensar en la materialidad de un triunfo.

[b]

Creo que el hecho cotidiano de la luz se asemeja al trabajo de la madera, a sus principios y mecanismos, pulir & suavizar, con paciencia su naturaleza para luego oscurecerla con el más denso barniz, con ese brillo ciego que conserva la vida.

[x]

Porque a pesar de todas estas muertes sucesivas, de la idiosincrasia del agua y todo objeto celeste. Me cuestiono este cúmulo de nubes en el pecho. Este despertar en cada gesto que me empareja con la muerte. Pues debido a ello puedo descansar esta turba de colores en la hierba. Porque a pesar de ser cierto, de creer en la supremacía del oro bendito de tus alucinaciones, a pesar de todo esto, puedo hundirme lentamente en el sueño de los metales más preciados que gravitan en torno a la idea fabulosa de tu existencia eléctrica. A pesar de la muerte misma que se instala en este reino donde los pájaros se estrellan a tus pies, confundidos, como yo en este instante donde se quiebra el universo. He pasado días pensando que hueso le corresponde al esqueleto de esta galaxia. Y no he hecho más que sentir mi corazón de terciopelo quemado por lo verdadero. Doy vuelta a mis bolsillos como si de mi propia piel se tratase, para encontrar las flores que recogí durante estos tres últimos años. Le doy vuelta a mi alma que regresó esa noche como un perro que vuelve después de perder el olfato. Y la tiendo al sol, es una sábana blanquísima brillando bajo todas las constelaciones con nuestro torso tatuado, al igual que el manto de Turín, que a pesar de ser una mentira es la mentira que más amo, de mirarla con los ojos del pequeño que era y que miraba el fuego y se perdía en ese trance inacabable, de caballos cabalgando fuera de los reinos de la muerte, que anhelaba a pesar de ser una aurora boreal en los confines de la conciencia a veces mía a veces la de un colibrí con la fortaleza de un toro de Lidia. Que viste de sangre en su cuerpo de campos verdes. No podría darle nombre a este río del que todos hablan, a pesar de su transparencia, a pesar del lodazal que odian y donde florecen los nenúfares que nadie ve. El sol cae junto a la mentira que enarbolo, que blande tu aliento. Al unísono de una estructura mayor que desconozco pero que hace vibrar mi futuro, y me concede un golpe contra lo que temo y es a su vez lo más sagrado que no ha dejado de acompañarme cada noche.
A ustedes por todas las razones. Aunque ninguna sea suficiente y verdadera.