David Morley: Ted Hughes Award for New Work of Poetry



El poeta británico, David Morley (Blackpool, 1964) acaba de ganar el Ted Hughes Award for New Work of Poetry con su libro, The Invisible Gift: Selected Poems. Morley ha obtenido más de una decena de distinciones por su trabajo poético. Ha ejercido también un notable trabajo como antologador. Es el encargado del Department of English and Comparative Literary Studies en la Universidad de Warwick. Presentamos dos poemas de Morley en español. La traducción es del poeta Adalberto García López (Culiacán, 1993).

foto: Graeme Oxby

 

 

 

 

 

The invisible gift

 

John Clare weaves English words into a nest
and in the cup he stipples rhyme, like mud,
to clutch the shape of something he can hold
but not yet hear; and in the hollow of his hearing,
he feathers a space with a down of verbs
and nouns heads-up. There. Clare lays it down
and nestles over its forming sound: taps and lilts,
the steady knocking of the nib on his hand until
it hatches softly beneath him. And when he peers
below his palm, he spies its eyes, hears its peeps,
but does not know what to think. He strokes
its tottering yolk-wet crown; feels a nip against
his thumb, buds of muscle springy at the wing, and all
the hungers of the world to come for this small singing.

 

El regalo invisible

 

John Clare en un nido entreteje palabras en inglés

y en la copa puntea la rima, como barro,

para agarrar la forma de algo que él ya puede sostener

pero no oír; y en el hueco de su oído

él estabiliza el espacio con un lance de verbos

y sustantivos apoyados. Ahí. Clare lo recuesta

y se acurruca sobre su sonido primero: grifos y cantos,

el constante golpe de la punta sobre su mano hasta que

eclosiona suavemente debajo de él. Y cuando se asoma

abajo de su mano, observa sus ojos, escucha sus píos,

pero no sabe qué pensar. Él acaricia

su titubeante y húmeda corona de yema; siente un pellizco

en su pulgar, brotes de elásticos músculos en el ala, y todo

el hambre del mundo para venir por este pequeño canto.

 

 

 

 

The gipsy and the poet

far hid from the world’s eye:

I fain would have some friend to wander nigh

John Clare

 

 

My house hoves nowhere, hauled by invisible horses.

Shades shift around me, warming their hands at my hearth.

It has rained speech-marks down the windows’ pages,

gathering a broken language in pools on their ledges

before letting it slither into the hollows of the earth.

My child stares out of windows on a pouring planet.

To him perhaps it is raining everywhere and forever.

I told myself this once. It is why I do not forget it;

although forty years have passed yet I am no older.

When Gypsy people speak aloud to one another

across greenway and hollow-way they say sister and brother.

When mother or father speak aloud to their children

they say our own daughter and they say our own son.

I call out to my child, and he is everywhere, and she is everyone.

 

 

La gitana y el poeta

 

oculto del ojo del mundo:

desearía dichoso tener un amigo con quien pasear cerca.

John Clare

 

Mi casa es tirada a ningún lado, es tirada por invisibles caballos.

Las sombras giran alrededor de mí, calientan sus manos en mi corazón.

Llueven comillas en la ventana de la página,

el punto de encuentro de un lenguaje roto es en los charcos de las cornisas

antes que puedan deslizarse en los huecos de la tierra.

Mi hijo observa a través de la ventana el lluvioso mundo.

Para él quizá esté lloviendo en todos lados y para siempre.

Yo me dije eso a mí mismo alguna vez; por eso no lo olvido,

aun hayan pasado cuarenta años no he envejecido.

Cuando los gitanos se hablan los unos a los otros en voz alta

sobre campos verdes y caminos huecos  dicen hermanos y hermanas.

Cuando la madre o el padre hablan en voz alta a sus hijos

ellos dicen nuestra propia hija y nuestro propio hijo.

Llamo a mi hijo y está en todas partes y ella está en todos.