Presentamos, en versión de Marina Fe, un texto de la poeta irlandesa Paula Meehan (Dublin, 1955). Ha merecido reconocimientos como el Arts Council Bursaries in Literature; The Martin Toonder Award for Literature; The Butler Literary Award for Poetry presented by the Irish American Cultural Institute, etc.  Su último poemario es Music for Dogs: Three radio plays.

 

 

 

 

 

 

Laburno

 

 

Entras en un cuarto cualquiera

una tarde cualquiera, digamos

a mediados de mayo, cuando el laburno

 

cuelga de las barandas en la plaza

y el reloj de las ocho arrulla a la ciudad,

el tráfico es escaso, el aire más fresco.

 

Piensas que tal vez alguien

te espera, aunque ahora vives

sola. No has contestado ninguna

 

de tus llamadas. Las cartas se amontonan

en el rincón. La idea persiste

de que alguien espera mientras

 

das vuelta al picaporte y de golpe

prendes la luz. Gradualmene

la oscuridad se filtra en el cuarto, dejas

 

la noche afuera, hojeas algunos libros.

hace días que no comes.

Las plantas se te mueren; hasta el cactus,

 

encogido como un viejo escroto,

ha exhalado su último suspiro. Hay

un resto de vino en la garrafa

 

que compraste ¿cuándo? ¿El día

anterior? ¿El día anterior a ése?

Es la única manera

 

de escapar. Los sudores fríos

comienzan. Te tomas unos tragos.

ya no te queda ropa limpia.

 

Él se ha ido. Dilo.

Dítelo a ti misma, a la habitación.

Dilo bien fuerte para que lo creas.

 

Vivirás de aliento

en aliento. Te azotará el latido

de tu propio corazón. Esperarás

 

en vano, porque se ha ido de ti.

Y cada noche es un largo

deslizarse hacia la madrugada

 

en que despiertas, aterrada en tu cuarto de siempre

una mañana como siempre, digamos

a mediados de mayo, tiempo de laburno.

 

 

 

 

 

 

--