Poema para leer un viernes por la tarde: Globos, de Sylvia Plath



En Poema para leer un viernes por la tarde, nuestro editor, el poeta Mario Bojórquez, nos recomienda leer Globos, de Sylvia Plath y nos comenta, a partir de una nota de Ted Hughes a la edición que prepara de la poesía completa de Plath, la posibilidad de que sea el último poema escrito por Sylvia Plath. La traducción del poema y de la nota son del propio Mario Bojórquez.

 

 

 

 

El 11 de febrero pasado recordamos la terrible fecha del suicidio de la poeta norteamericana Sylvia Plath en 1963, publicamos en Círculo de Poesía el poema Edge marcado en sus Collected Poems como el número 224 y final de su obra según la ordenación que siguió el poeta Ted Hughes y con el cual obtuvo póstumamente el Premio Pulitzer de Poesía en 1982. El estremecedor poema final funciona como un testamento a la vida triste que acaba en suicidio seis días después y es un punto culminante en la obra magnífica de Sylvia Plath, sin embargo, este poema fechado el 5 de febrero de 1963 no es el único terminado en esa jornada, hay otro poema, Balloons, que también fue revisado y terminado ese mismo día y que lleva el número 223 en los Collected Poems. Ted Hughes anota en su prólogo que no puede saber con exactitud cuál poema fue escrito primero o posteriormente de los fechados en un mismo día:

La tercera y última fase de su trabajo literario, desde el punto de vista editorial, data de septiembre de 1960. Alrededor de ese tiempo, comenzó el hábito de fechar el último manuscrito de cada poema. En las dos o tres ocasiones en que modificó un poema más tarde, también fechó esa revisión. Desde principios de 1962, comenzó a guardar todos sus borradores manuscritos (que hasta ese momento había destruido sistemáticamente a medida que avanzaba), y las versiones finales provisionales entre ellos también suelen estar fechadas. Entonces, a lo largo de todo este período, la secuencia del calendario es la correcta, y la única duda ocasional se refiere al orden de composición entre los poemas escritos en el mismo día.

 

Ted Hughes, agosto de 1980

 

Balloons es un poema donde, al igual que en Edge, aparecen sus pequeños hijos, aquí jugando con unos globos, allá bebiendo un tazón de leche, aquí el sonido irritante del globo chillando como un gato, allá la luna y su capucha de hueso, aquí la luna extravagante entre el mobiliario muerto, allá su crujido negro y arrastrado. El poema es también deslumbrante.

 

Mario Bojórquez

 

 

 

 

Globos

 

Desde Navidad viven con nosotros,

Estos animales-almas ovalados,

Que cándidos y claros,

Ocupan la mitad del espacio,

Moviéndose y frotándose en la seda

 

Invisible del aire que los impulsa,

Dan un chillido y estallan

Cuando se les embiste, otras veces se deslizan y reposan, apenas temblando.

Bagre amarillo, pez azul—

¡Como las lunas extravagantes con las que convivimos

 

En vez del muerto mobiliario!

Petates, paredes blancas

Y estos viajantes

Globos de aire fino, rojo, verde,

Deleitando

 

El corazón como un deseo o libres

Pavorreales bendecidos

Sobre la vieja tierra con una pluma

Golpeando metales estrellados.

Tu pequeño

 

Hermano hace sonar

Su globo como el chirrido de un gato.

Parece ver

En el otro lado de esto, un divertido mundo rosa que podría comerse,

Él muerde,

 

Luego se sienta,

De espaldas al jarro grasiento

Contemplando el mundo claro como el agua.

Un rojo

Jirón en su pequeño puño.

 

5 de febrero de 1963

 

Traducciones del inglés, Mario Bojórquez