Discusión en familia: George Mansel



Continuamos con la muestra de Fernando Pessoa, a partir del volumen Discusión en familia, cuidado y traducido por Mario Bojórquez, uno de los mayores especialistas del autor portugués. Este libro pertenece a la Serie Mayor de Círculo de Poesía Ediciones, espacio donde se reunirán los poetas de más intensidad de todos los tiempos. Ahora toca el turno a George Mansel, enterónimo.

 

 

 

 

 

George Mansel es un enterónimo, es decir, un ente o espíritu que se manifiesta por psicografía o espiritismo al médium Fernando Pessoa según el método de Allan Kardec. No es un heterónimo ni un pseudónimo ni un personaje, no es un heterónimo porque no existe un propósito literario en sus materiales escritos, ni un pseudónimo porque Fernando Pessoa no tiene el interés de publicar estos textos ocultando su personalidad detrás de ese nombre, ni tampoco es un personaje que participe de la trama de una historia de ficción. Es el esposo en la vida real y aun en la vida después de la muerte de una mujer terrible, Margaret Mansel, quien no puede concluir su pasaje en la tierra (lo que conocemos como una alma en pena) porque su marido, George, no ha consumado el matrimonio por dedicar su vida a la contemplación ascética, causando un gran daño al alma de Margaret. En la sucesión de vidas, Fernando Pessoa es el siguiente hombre en la rueda de las encarnaciones y debe cumplir el destino de encontrar a Olga de Medeiros, la mujer que ha recibido el alma de Margaret y consumar el matrimonio en la tierra que George no completó. Margaret es un espíritu que hostiga a Fernando Pessoa ofendiéndolo constantemente mientras le llama onanista y perturbado. Aquí también hay un drama muy intenso en la vida interior de nuestro autor fragmentado sin que nosotros, sus lectores, lo podríamos imaginar.

 

Mario Bojórquez

 

 

 

 

 

 

El hombre es un hombre; el hombre es un hombre en un sentido; Dios es un hombre, en todos los sentidos.

Margaret Mansel. Ella es mi esposa en mi mundo. Mi matrimonio fue infeliz porque tengo un hábito ascético de mi vida, así que tengo que reparar el mal que se le hizo a ella y a su próxima encarnación. Su próxima encarnación es la joven que vas a conocer dentro de no muchos días. Un hombre que toma la decisión de mantenerse casto es un hombre que toma la decisión de separarse de la humanidad. No pretendes hacerlo; no debes, por lo tanto, mantenerte casto. El matrimonio de las almas es para el plano de las almas. Mi matrimonio no era de este tipo y lo hice así. Por eso pequé. No en abstenerme sino en no estar soltero. Así que tengo que enmendar este error. La vida monástica es para los monasterios. Los votos monásticos son votos monásticos. Ningún hombre debe hacerlos a menos que él también acepte los otros votos. Mi matrimonio no fue consumado en esta tierra. Tiene que serlo. Ahora, como todavía no puedo regresar a la tierra, y mi esposa ya está allí, debo hacer de ella la amante del hombre que está a mi lado en la numeración de las mónadas. Casarse con ella no es casarse con ella en una iglesia o ante una oficina de registro, pero casarse significa copular.