Poesía chilena: Carmen Berenguer



Con selección y prólogo de Claudia Posadas, la Universidad Autónoma de Nuevo León ha publicado la antología Plaza tomada. Poesía (1983-2020) de la poeta chilena Carmen Berenguer (Santiago de Chile, 1946). En 2008 mereció el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Para Claudia Posadas, “La obra de la poeta, ensayista y artista visual chilena Carmen Berenguer representa un testimonio social, de género y urbano encauzado a una crítica desinstaladora de los sistemas globales que marginan y oprimen a los diversos grupos humanos. El suyo es un planteamiento anti patriarcal y descolonizador encaminado a darle la vuelta de tuerca al logocentrismo y que, además, da espacio a las voces de las minorías”.

 

 

 

 

 

De “Anticristo”mama Marx

 

I

 

Son las 7 de la tarde y aquí donde yo vivo de tiempo en tiempo nuevos locos
se allegan a la Plaza Italia, porque esto no es una
plaza habitual como las antiguas plazas provincianas y coloniales,
donde el revuelo romántico crujía en la enagua casadera.
Aquí, torpemente, es el cruce que revienta el corte en el tajo de la ciudad.
La obrera loca travesti es una aparición medieval,
como un cuadro de Pedro el Viejo, que ha pintado en su rostro
el hollín de la era industrial.
Y en el delantal gris, la resta de una obrera vieja del 1900.
Ha fijado en su boca la anchura gruesa línea de la violencia;
tributo pagano que la loca obrera ha debido sumar,
para cruzar estas cuadras como una loca venidera del otro olvido.
Cuando dan las 7 de la tarde, y la muchedumbre puebla
pasajeramente, huidiza, este centro para vaciarlo,
entremedio de los ciudadanos, de todo y de nada,
sin merecerlo, una figura desbocada de loca obrera
con los ojos perdidos en el abismo insondable,
hace su aparición siniestra en la lírica mirada de estos fríos
y húmedos inviernos del modernismo.
La lógica trágica desnuda la miseria pasajera de la calle, 
cuando cruza por Baquedano. –Allí va la Güipil de la Plaza Italia–
Es una loca travesti fantasmal, que recuerda las uniones obreras
de principios de siglo y que perfectamente podría,
sin proponérselo, convocar a los nuevos humillados de este final.
Nómade urbana, atraviesa sin miedo entre las gentes,
perpetuando el sarcasmo y ruin fracaso y húmedo, y siniestro
espectro de ciudad nueva.

 

 

 

 

De “Santiago Punk”

 

 

Un hombre a quien no conocía
aparece en los diarios de todo el país
Está tirado en la calle
Tiene el cuerpo perforado: 
Ahora todos lo conocemos.

 

 

 

 

Huellas de siglo

 

5

Todos hablan de persecuciones.
A mí no me sigue nadie.
Ni un enamorado. Me sigue.

 

 

 

8
El androide llegó a Isla de Pascua.
Sentóse en el tótem
a esperar el próximo diluvio.

 

 

 

Presagio

 

Vienen los cuervos Alas negras
Desplegadas velas
De vela en vela
Cruceros volando
Mortífero polen en las garras rapiñando:

El cielo con tiza negra

 

 

 

 

De “Casa cotidiana”, “Ruinas”

 

Vengan los cuervos, Chile es un gran panizo.
A la chuña, señores, corred todos, que todavía
quedan migajas sobre la mesa.

Vicente Huidobro

 

Durante 17 años hemos sido gobernados por un dictador.
llevamos 10 años gobernados por un solo partido.
Tenemos un profeta que dice lo que dicen aquellos que no pueden decirlo.
Tenemos un poeta que no dice lo que dicen que quiere que diga.
Tenemos un diario que cubre todos nuestros intereses.
teneos algunos recuerdos que han sido olvidados.
Tenemos todo lo demás que podamos imaginar.
Todo lo que podemos imaginar es lo demás.
Hace un cuarto de siglo que veo el mismo noticiero con el mismo rostro.
El mismo conductor del único festival nacional.
Don Francisco tiene que reconocer que la eternidad existe.