Poesía norteamericana: E.E. Cummings

Leemos a un E.E. Cummings (1894-1962), algo desconocido, en las versiones del poeta y traductor argentino Jan de Jager. Fue uno de los poetas modernistas o de vanguardia más innovadores. Es un poeta ampliamente identificado por su trabajo con la puntuación, el juego con las convenciones tipográficas, el rompimiento de palabras en sílabas y el deliberado quebranto de la sintaxis. 

 

 

 

 

Amores

 

 I

 

tu voz pequeña
                             Vino dando un salto por los cables
y sentí de pronto
vértigo
               Con tumulto y griterío de flores felices
mínimas flamas de tacones salticando
hacían reverencias ante mis ojos
                                          o titilando hacia mi lado
Levantaban la vista
con rostros impertinentemente exquisitos
me imponían manos flotantes
Me vi arremolinado e impulsado a deliciosas danzas
arriba
ARRiba
con las pálidas importantes
                                                   estrellas y la Bienhumorada
                                                                                                       luna
mi niña
Cómo me puse loco cómo lloré cuando oí
                                                                         por sobre el tiempo
y las mareas y la muerte
dando un salto
Dulcemente
                       tu voz

 

(de Tulipanes y chimeneas)

 

 

 

ven,contempla conmigo esta cúpula
de vidrio multicolor,y verás,
orgullo de su madre,de su padre
la dicha,a quien el deber susurra

“¡tú deberás!”y que replica“¡Puedo!”
––ese muchacho bien trazado y limpio
que con sus compañeros ha engullido
el vino de la vida y lo halló dulce––

en su serio ojo azul una lágrima,
sonrisa en sus firmes labios pálidos,
y la sola intención,hacer o morir
por Dios por la patria y por Yale

sobre su rubia cabeza flamea
la bandera sacra de la verdad,
y en el apogeo de su juventud
el “americano” de clase alta

se yergue inmaculado ante el mundo:
con su hombría y la conciencia libre,
en el umbral de la casa de ella
por la altanera y pura jovencita

muy besado,y por su amante familia
bien alimentado y fotografiado
parte a la guerra el hijo del hombre
con trompetas gonorrea y sífilis

      

(de son 5)

 

 

 

 

               o   h pr
       greso eres en verdad m
       numental superc
       losal hiperpr
       digioso etc. l

                   sé y si tú n
                           

                   por qué ver el n
                   ticier
                    el así llamad
                    teatro y con tus pr
                   pios ojos c       

                   ntemplar  El                 
                                    (El presidente el
                                     presidente El presidente
                                     de Los) presidente de

                           
                                     los (estados El presidente de los
                                     estados unidos El presidente de los estados
                                     unidos de El Presidente De Los ) Estados Unidos

                           
                                             De América unde negant redire quemquam sup
                   ngamos arrojand      

                   u
                     n
                       a
                         b
                         

                             l
                               a
                                 d
                                    e
                                      b
                                           aseball                         béisb l

 

 

(de No gracias)

 

añicos (en más oscuro
que pequeño el más sucio
callejón de ciudad
cualquier)de espejo

tirados ahí son(por qué
dice la gente que es
mala suerte romperlos)
cada uno un cielo

 

 

 

(de XAIPE)

Nota: Como yo leo este poema, es una versión urbana y cotidiana de la imagen budista que compara la luna reflejada en el lago con la luna reflejada en muchísimos cuencos llenos de agua, donde en cada cuenco hay una luna. Cummings quiere dessolemnizar, desromantizar esa imagen, un espejo roto en un callejón mugriento. Cada trozo es todo el cielo.

La sintaxis quebrada del primer paréntesis refleja (sic) lo que refleja el espejo fragmentado.

 

 

 

 

ahora el aire es aire y la cosa es cosa:goce alguno

de tierra celestial embelesa nuestro espíritu,cuyos
ojos milagrosamente desencantados

viven la magnífica honestidad del espacio.

Las montañas ahora son montañas;los cielos,cielos –
y una libertad aguzada nos enaltece la sangre
como si todo este supremo este completo

indudable universo lo hubiésemos(y solo nosotros)creado

–sí;o como si nuestras almas amanecidas del

trance verde del verano,no se aventuraran
a una magia más profunda:ese sueño blanco
donde gastaremos toda curiosidad humana
(jubilosos,como es propio de los amantes)inmortal y

el coraje de recibir el sueño más poderoso del tiempo

 

(de 95 poemas)

 

 

 

También puedes leer