CARGANDO...

Type to search

Allen Ginsberg: Esto es para ti Bob Dylan

En el mundo Portada Portada 1

Allen Ginsberg: Esto es para ti Bob Dylan

Círculo de poesía octubre 21, 2016
Share

Presentamos un poema de Allen Ginsberg (1926-1997) dedicado al alma de Bob Dylan, el más reciente Premio Nobel de Literatura. El poema surgió a mediados de los años sesenta cuando los dos poetas se conocieron e influenciaron mutuamente. La traducción es de Roberto Amézquita.

 

 

 

 

 

 

 

 

“Esto es para ti Bob Dylan,

un poema por los laureles que ganaste”

 

Ahora eso es polvo y es ceniza

ahora eso es sólo piel humana

Esto es para ti Bob Dylan

un poema por los laureles que ganaste

 

La más sincera forma del halago

es la imitación —dicen

yo he partido

mi largo verso

para escribir a tu modo una canción

 

Aquellas “cadenas

de imágenes brillantes”

que por la noche vienen a ti

donde los más altos granjeros sueñan

el vislumbre despiertos

de aquella luz de Ángeles

 

Y aunque la escoria de la sabiduría venga

y te deje sólo en la Tierra

recuerda cuando llamen los Ángeles

cuando llamen a tu Alma

para un nuevo nacimiento

Ni fue la droga quien te dio la verdad

ni fue el dinero que robaste

—fue el mismo Dios que entró

iluminando tu alma celestial

 

 

 

 

 

 

 

 

“Here’s to you Bob Dylan
a poem for the laurels you win.”:

 

Now that it’s dust and ashes
now that it’s human skin
Here’s to you Bob Dylan
a poem for the laurels you win

Sincerest form of flattery
is imitation they say
I’ve broke my long line down
to write a song your way

Those “chains of flashing images”
that came to you at night
were highest farm boy’s day dreams
that glimpse the Angels light.

And tho the dross of wisdom’s come
and left you lone on earth
remember when the Angels call
your soul for a new birth

It wasn’t dope that gave you truth
nor money that you stole
—was God himself that entered in
shining your heavenly soul.

 

 

 

July, 1973, London
reprinted in Klaus Humann & Carl-Ludwig Reichert, Rock Session 3, Hamburg, 1979,
p. 142.

 

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment